Breves Perspectivas FIIC 2017 para Latinoamérica

2 de Enero 2017.  Ricardo Platt.  Presidente de FIIC. –

Perspectiva Sumaria. Economía, Política, Construcción.

Tratando de ser breves en la necesaria reflexión del año 2017 que inicia, se requiere ponerla en perspectiva … al menos de lo sucedido recientemente, entendiendo que el “nuevo” año 2017 es una convención y 2017 sencillamente es un punto más en la continuidad del devenir constante del tiempo (¡no es tan nuevo!).

Nuestra perspectiva de Latinoamérica y  las Cámaras de Construcción de los 18 países que integramos la FIIC se enfoca por supuesto al sector construcción, el cual está muy ligado al desarrollo de la economía general y devenir político de cada país, que tienen impacto muy significativo sobre el sector. Si esos factores no tienen la dinámica adecuada, difícilmente será buena la actividad del sector.

La Economía

Respecto a la economía hay análisis 2016 y pronóstico 2017 al por mayor, siendo aún temprano para algo muy sólido, pero comparto los preliminares de una de las fuentes internacionalmente confiables, la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL) de la ONU: para 2017 se prevé que, tras dos años seguidos de contracción, América Latina y el Caribe tenga un crecimiento económico modesto de 1.3%. Puede parecer bajo, pero es un primordial cambio de signo en la tendencia.

 Es muy importante considerar que somos una región con variaciones significativas tanto en lo económico como político no solo a nivel regional y subregional, sino incluso a nivel país, por lo que aunque hay que tener cuidado con los promedios, éstos nos dan al menos idea al nivel de esta reflexión.

Después de registrar una caída del producto interno bruto (PIB) de -0.5% en 2015:

 Se espera la región finalizará 2016 con una contracción promedio de -1.1%, considerando:

  • América del Sur será la subregión más afectada, con una caída de -2.4%
  • El Caribe se contraerá -1.7%
  • Centroamérica tendrá un crecimiento positivo de 3.6%

 Para 2017, después de dos años seguidos de contracción, se anticipa crecimiento de 1.3%:

  • América del Sur repuntaría con alza de su PIB de 0.9%
  • El Caribe crecería 1.3%
  • Centroamérica se expandiría 3.7%.

Estos elementos están contenidos en el  informe anual Balance Preliminar de las Economías de América Latina y el Caribe 2016, que presentó CEPAL el 14 de diciembre pasado.

Pero los últimos acontecimientos mundiales generan inseguridades que ya están  llevando a pensar y revisar a la baja algunos de ellos. Hay altos niveles de incertidumbre y se continúa con un dólar americano fuerte que presiona a la baja nuestras monedas, con serias consecuencias regionales.

La Política

Es muy conocida la inconformidad general a nivel no solo regional sino mundial con los políticos y gobierno. En otras intervenciones he comentado la manifiesta  insatisfacción de los países latinoamericanos frente a una clase política que en muchos casos exhibe prácticas deshonestas y grave corrupción, abiertamente  denunciadas por ese fenómeno de comunicación del siglo XXI que son las redes sociales.  La percepción es que se ha alcanzado, en general, una relativa democracia en los procesos electorales, más no en el republicano, pues se percibe que los gobiernos, al llegar al poder, se alejan de las justas demandas ciudadanas.

La población cada vez demanda más de los gobiernos y ello traerá nuevas presiones en este aspecto. Habrá que estar muy atentos al desempeño político regional, que está en general bajo presión a pesar de cambios de línea ideológica más alejada del populismo que hemos visto en los más recientes  años en varios países. Hay casos extremos como el de Venezuela, que parecen llegar ya a niveles no sostenibles. Y tenemos el caso Cuba, que tiende a incorporarse a una mayor “normalidad” en la región. El factor de del nuevo Presidente Donald Trump de Estados Unidos, continúa como amenaza posible dada su agresividad manifestada en campaña, que muy probablemente se trasforme en acciones durante su gestión.

Finalmente

El mal desempeño reciente se vincula al fin del “superciclo” de las materias primas, que llevó a caída en los ingresos por exportaciones, lo que generó menos ingresos fiscales. Esto estuvo acompañado de un ciclo negativo de la dinámica de la inversión, que ha llevado 8 trimestres.

Las tendencias proteccionistas, la evolución de los flujos de remesas y las posibles modificaciones en las políticas migratorias a nivel mundial generan escenarios de incertidumbre y riesgos para el desempeño económico y político de nuestra región.

Considero positivo que la Construcción se verá incentivada por la demanda de servicios, vivienda e infraestructura  de la población y estará muy vigilada por la ciudadanía dada la clara percepción de ineficiencia y abuso de la clase política en todo lo relacionado con la proveeduría y construcción. La tentación hacia los políticos de hacernos aparecer como villanos será mucha, lo que es un riesgo.

La escasez de recursos fiscales seguirá empujando a llevar a la realidad los beneficios esperados de la Asociaciones Público Privadas (APPs), alentando las modificaciones jurídicas necesarias para lograrlo. Hay que usarlas bien, pero no es posible esperar  que llenen totalmente el papel de los recursos fiscales que paga la población para recibir servicios e infraestructura, hay que usarlos también para eso.

Lo más importante es entender los retos y oportunidades, sin dejarnos llevar por un optimismo irreal de la natural, positiva y valiosa esperanza de un nuevo año, ni por un pesimismo exagerado de los malos signos que desde ya se perciben y no podemos ni debemos ignorar. En este equilibrio y lucha constante, la FIIC y todas sus Cámaras afiliadas estaremos trabajando juntos para buscar la mejor calidad de vida de la población.

Les deseo un buen 2017.

 

 

 

2 comments

  1. Pingback: 100% kona coffee
  2. Pingback: being in the army

Los comentarios están cerrados.