La Comisión de Infraestructura de FIIC ( 1ª parte)

  

13 de marzo. Por Ing. Fernando Lago, Coordinador de la Comisión de Infraestructura FIIC.

El artículo previo Las Comisiones de Trabajo de FIIC describe los grupos de trabajo y forma de operación actual de los mismos. Este artículo se centra en el tema de Infraestructura, a desarrollar en dos partes.

Antecedentes, Creación y Operación Inicial de Comisión la de Infraestructura

El interés de la Federación Interamericana de la Industria de la Construcción- FIIC- y el de sus 18 Cámaras miembros por la Infraestructura no es nuevo. Viene desde los orígenes de la Institución, hace casi 60 años.

Ejemplo más cercano de ese interés por esta rama esencial de la actividad de la construcción, es  la “Declaración Conjunta de las Américas” firmada por FIIC, y representantes de Canadá y Estados Unidos en Octubre de 1998 y la “Declaración Conjunta en materia de Infraestructura” emitida por FIIC, luego del Congreso de Cartagena, en noviembre de 2006. Diversas Declaraciones pueden revise en la página web institucional  http://www.fiic.la/indicedec.php

A propuesta del Consejo Directivo de la Federación, en 2008  se crean las Comisiones internas dentro de FIIC, para el estudio pormenorizado de las distintas problemáticas de  nuestra  industria.

Una de esas Comisiones creadas entonces es la de Infraestructura.

Se designa Coordinador al Ing. Fernando Lago, Consejero FIIC por la Cámara Argentina de la Construcción.

En septiembre de 2008, durante  el Consejo Directivo realizado en Caracas, Venezuela,  el Coordinador informó  que la Comisión había iniciado sus actividades, contando a esa fecha con representantes de 11 de las 18 Cámaras afiliadas.

Durante los primeros años, la actividad de la Comisión operó con el intercambio de información, vía mail, durante el periodo entre sesiones del Consejo Directivo, el proceso culminaba en reuniones presenciales el día previo al Consejo.

Los citados encuentros tuvieron siempre alta asistencia, donde se generaron valiosos aportes de los concurrentes, los que fueron resumidos en informes al Consejo.

    Objetivos de la Comisión

En 2010, en la reunión de Consejo de Santiago de Chile, se le fijan a la Comisión ocho objetivos básicos:

  • Generación de la Doctrina FIIC sobre Infraestructura
  • La Infraestructura como prerrequisito del crecimiento
  • La construcción como herramienta contra cíclica
  • La infraestructura como acción social
  • Tasa de Descuento de los Beneficios futuros de una Obra
  • Necesidad de Mantenimiento oportuno de la Infraestructura
  • La inversión en infraestructura en las cuentas nacionales
  • Difundir los temas de Infraestructura en la página de FIIC

El primero de los objetivos, que – de alguna manera- enmarca a todos los demás fue cumplido y fructificó en la:


Declaración conjunta de principios en relación con la infraestructura

“Con la intención de fijar la posición institucional de la Federación Interamericana de la Industria de la Construcción –FIIC- y la de sus Miembros- las Cámaras de la Construcción de 18 países de América Latina y el Caribe-, en cuanto a la Infraestructura física y social de la región, el Consejo Directivo de la Institución y la Comisión de Infraestructura han trabajado, a lo largo del último año, y han decidido expresar las pautas básicas de lo que entienden deben ser los Principios que guíen la acción de FIIC respecto a la Infraestructura.

Este documento pretende actualizar y revitalizar la “Declaración Conjunta de las Américas” firmada por FIIC, y representantes de Canadá y Estados Unidos en Octubre de 1998 y la “Declaración Conjunta en materia de Infraestructura” emitida por FIIC, luego del Congreso de Cartagena, en noviembre de 2006, cuya vigencia y validez se ratifican y que, por tanto, se incorporan a la presente declaración.

Los principios que guían la acción de FIIC respecto a la Infraestructura incluyen estos conceptos:

La infraestructura física y social es una inversión y no un gasto, ya que,  planificada de modo que responda a los requerimientos del país y adecuadamente ejecutada, genera mayor productividad del país, mejoras en el bienestar de la gente, actividad y empleo durante su construcción, brindando beneficios sociales y económicos que exceden largamente a los costos.

Este concepto debe ser claramente expresado en las Cuentas Nacionales de cada país, imputando las erogaciones destinadas a Inversión, es decir a stock de capital, como inversión y no como gasto, lo que hará más real el análisis de los que serían los verdaderos balances de cada país y más adecuada su calificación crediticia

Solo una inversión continuada en infraestructura en niveles del orden del 5 al 7 % del PBI, han permitido crecer a los países que se desarrollaron significativamente en las últimas décadas

En épocas de crisis o retracción económica, la inversión en construcciones es la mejor herramienta contracíclica por su amplio efecto multiplicador sobre otras ramas de actividad, su fuerte efecto sobre el empleo, aun el no calificado. Los efectos de cada centavo invertido en construcción duplican o triplican los efectos sobre el crecimiento del país de cada centavo invertido en otras formas de estímulo, como la reducción de impuestos al trabajo o los subsidios generalizados o focalizados.

La inversión en infraestructura, por los montos y plazos en juego y por la complejidad de los proyectos, puede y debe ser potenciada mediante la acción concertada y colaborativa entre Gobiernos, sector privado y organismos multilaterales de crédito y entes de apoyo al desarrollo.

La inversión en Infraestructura es una de las mejores herramientas de acción social. Nadie puede discutir el efecto sobre la salud de las obras de saneamiento y provisión de agua. Las obras de transporte, turismo y energía permiten mejorar la productividad de regiones que no lo eran, generando trabajo y actividad. Estos generarán los recursos para mejorar la infraestructura de educación, salud, y seguridad en un circulo virtuoso que se realimenta.

El mantenimiento oportuno y adecuado de la Infraestructura existente es una obligación de las autoridades por los graves efectos económicos y sociales que una omisión prolongada del mantenimiento del capital físico de un país puede provocar, llegando incluso a su deterioro total.

La Inversión en Infraestructura y su mantenimiento debe ser realizada, por los sectores públicos y privados, en un marco de estricto respeto a la institucionalidad, de acuerdo a las normativas y códigos aplicables, y actuando con la mayor transparencia.

En la concreción de los proyectos requeridos, será imprescindible la participación del constructor privado, quien al asumir riesgos, garantiza la  adecuada realización de la obra y la eficiente aplicación de los recursos a ella destinados.

Es objetivo de la Federación que estos Principios sean difundidos a las autoridades gubernamentales, a los organismos de crédito y de apoyo al desarrollo, a la comunidad toda y, en particular, a los actores de los procesos de diseño, construcción, operación y mantenimiento de las infraestructuras, de modo de crear conciencia y consenso sobre la necesidad de promover la inversión pública y privada en Infraestructura física y social, en todos y cada uno de los países de la región”.

Riviera Maya, México, 1º Abril 2011


Por razones de espacio, se continuará analizando la evolución del tema dentro de FIIC en artículo a publicar próximamente

 13 de marzo. Por Ing. Fernando Lago, Coordinador de la Comisión de Infraestructura FIIC

 

Comenzar una Conversación

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *