Perspectivas socioeconómicas del Ecuador

01 de mayo 2017. Por: Ing. Enrique Pita García, miembro del Consejo Directivo de FIIC, Presidente de la Federación Ecuatoriana de la Construcción y de la Cámara de la Construcción de Guayaquil.

Prólogo de la Redacción FIIC

El entorno político y social de los países a que pertenecen las cámaras integrantes de la FIIC está en evolución, como el de muchos países del mundo. Las demandas de la sociedad hacia el sistema político en turno son importantes, especialmente considerando que Iberoamérica es una región en la que aún tenemos muchas carencias económicas, sociales, educativas, etc. Es natural que dichas demandas, ahora con mayor presencia en los medios modernos de comunicación como las redes sociales, presionen  cada vez con más fuerza a las clases políticas e instituciones de gobierno que conducen a los países en búsqueda de mejores condiciones para la calidad de vida de sus habitantes.

Así y solo por citar solo tres ejemplos de la evolución en años más recientes a que nos referimos, podemos comentar brevemente sobre:

  • Venezuela: Las condiciones de una sociedad polarizada, con un gran enfrentamiento social, un sistema político que la comunidad internacional señala como que ya no cumple con la democracia dada la absorción de poder del ejecutivo y su dominio de hecho sobre el legislativo y judicial, etc.; han conducido a condiciones de la más alta inflación, mayor contracción económica y peores condiciones de vida llevando a crisis humanitaria por escasez de alimentos, medicinas, etc. Todo ello ha desencadenado manifestaciones masivas en contra y a favor del actual régimen político, que tiene postrado al país en una parálisis económica a pesar de su riqueza petrolera. Con frecuencia parece la situación llegó al límite y sin embargo, aparentemente no se están dando aún las condiciones que conduzcan por un camino de solución a tantos problemas de fondo.
  • Argentina: El país estaba hasta hace poco bajo un régimen político enquistado, de dominancia por una familia tipo caudillo: régimen de clara tendencia populista, apoyado incluso en procesos electorales con recursos económicos de Venezuela, que lo condujo a circunstancias de un rompimiento en la práctica de muchos aspectos con la comunidad económica internacional, etc. En un giro importante no solo para el país, sino para toda la región se dio una elección presidencial en la que triunfó un candidato externo al citado régimen, con ideas y propuestas diferentes a esa forma de abordar a la nación. Después de tantos años del enfoque previo y las consecuencias en la vida económica y social, que ya aplastaban a la sociedad y su desempeño, el cambio requerirá de mucho esfuerzo, tiempo y paciencia para ir conduciendo a Argentina por un sendero realista y que le vaya regresando a vías sociopolíticas que hagan posible volverla a su nivel potencial acorde a sus recursos naturales y sociales que durante mucho tiempo la ubicaron como un líder regional.

  • Chile: A pesar de ser el país más competitivo, con mayor ingreso per cápita de nuestra región, integrante de la OECD, etc. En 2014 arribó a la Presidencia, en segunda vuelta electoral, un régimen con tendencias diferentes, integrante de partidos de centro-izquierda, que ha impulsado ideas y acciones que han ido llevando al país por rumbos distintos, incluyendo una propuesta de reforma a la Constitución, con resultados qu e no han convencido al sector empresarial y ha generado cierta inestabilidad social antes no característica del país.Se ha visto afectadas por escándalos de corrupción que incluyen a su hijo y nuera, etc. Su manejo de diversas crisis que han afectado al país ha sido criticado. En marzo de 2017 contaba solo con alrededor del 23% de aprobación a su mandato por la población chilena. La nación pues, parece estar buscando otros caminos, pero los resultados no se parecían de momento lo alentadores que se quisiera.

En ese entorno correspondió colaborar con un artículo para FIIC al  Ing. Enrique Pita García, miembro del Consejo Directivo de FIIC, Presidente de la Federación Ecuatoriana de la Construcción y de la Cámara de la Construcción de Guayaquil. Sugerimos como antecedente ver el artículo La Corrupción. Ecuador, valiente editorial. Ecuador acaba de tener elección Presidencial, en que en segunda vuelta y por escaso margen triunfó el candidato promovido por un régimen cuyo presidente tiene 10 años en el poder, con resultados que algunos consideran mixtos o no buenos, con cierto nivel de enfrentamiento social y también alineado con las prácticas de Venezuela. He aquí su colaboración

Perspectivas socioeconómicas del Ecuador

En el Ecuador, desde el 2015 el sector de la construcción ha venido decreciendo a causa de la contracción económica en el país, aunque causada por los aprietos de una economía global, fue agravada por las medidas tributarias y confiscatorias tomadas puertas adentro, acciones que afectaron a todos los sectores, principalmente a aquellos negocios medianos y pequeños dedicados directa o indirectamente a la construcción, a tal punto de que muchos cerraron sus puertas contribuyendo así al desempleo.

Los índices laborales en el Ecuador se miden por empleo adecuado, desempleo y varias subdivisiones de subempleo o denominado también como inadecuado, por cuanto en éste no se cumple con la jornada normal y/o se percibe un sueldo completo. Sobre estas cifras, funcionarios de gobierno en sus declaraciones casi siempre expresan la existencia de una mejoría cuando lo que existe en realidad es un incremento del subempleo, una mudanza de los que eran trabajos adecuados hacia otros sin condiciones. Dentro de esta informalidad se contaron alrededor de 600.000 ecuatorianos a diciembre del 2016, según lo indica el BCE.

Con este panorama entramos en un proceso electoral que desencadenó un sinnúmero de manifestaciones públicas de inconformidad, no obstante lo cual, estamos próximos a entrar en período gubernamental de quien fue votado por el 51.15% de los ecuatorianos, ahora bajo la expectativa del cumplimiento de propuestas como: mayor diálogo con los sectores estratégicos, cambio del estilo confrontativo del presidente saliente por uno de mayor conciliación, incremento del bono de Desarrollo Humano, mayor acceso a la seguridad social, 250.000 fuentes de trabajo anuales, reducción de la pobreza, entre muchas otras que deberán hacer frente al déficit de 6.000 mil millones del presupuesto general del estado y una deuda pública  que a febrero de 2017 llegó a USD 39 883 millones y, en nuestro caso un deterioro de la construcción de -8.9 en relación al PIB.

El Presidente electo deberá honrar otras deudas, aquellas de fiscalizar y sancionar los actos de corrupción como los de Petroecuador y Odebrecht; la creación de nueva infraestructura: servicios, vías, vivienda y edificios en las zonas devastadas por el sismo de abril 16 de 2016; recuperar la confianza en el mismo modelo político, de la mitad de ecuatorianos que se decidieron en las urnas por la otra opción.

01 de mayo 2017. Por: Ing. Enrique Pita García, miembro del Consejo Directivo de FIIC, Presidente de la Federación Ecuatoriana de la Construcción y de la Cámara de la Construcción de Guayaquil.