Mejores Perspectivas Económicas 2017 para Latinoamérica

7 de Agosto 2017. Por: Ing. Ricardo Platt, Presidente de FIIC

Tanto la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL, una de las cinco comisiones regionales de la Organización de Naciones Unidas) como el Fondo Monetario Internacional  (FMI) estiman recientemente proyecciones económicas mejores para Latinoamérica en 2017 y 2018, respecto a los años más recientes.

La CEPAL

Por su parte la CEPAL considera en sus más actualizadas proyecciones del crecimiento económico para Latinoamérica y el Caribe que en 2017 el PIB de esta región crecería un 1,1% en promedio, después de dos años consecutivos de contracción económica.

Las economías de Centroamérica y México aún mostrarían un dinamismo notoriamente mayor al de las de América del Sur.

La proyección considera un contexto internacional que, en términos generales, es más favorable que el de los dos últimos años. En particular, la economía mundial muestra un mayor dinamismo y crecería este año a una tasa del 2,7%, tres décimas por encima del crecimiento de 2016, impulsada por un mejor desempeño tanto de las economías desarrolladas como de las economías en desarrollo.

El volumen de comercio mundial está mostrando una mejor dinámica, ya que ha acelerado su tasa de crecimiento respecto de la observada en los últimos años, aunque todavía permanece en niveles bajos; también los precios de los productos básicos han mostrado una recuperación respecto de los niveles promedio observados el año pasado.

Además, los mercados financieros internacionales han mostrado durante la primera mitad de este año niveles bajos de volatilidad, los flujos de capital de cartera hacia las economías emergentes han aumentado y los precios de los activos financieros, en particular en los mercados accionarios, se han fortalecido de forma casi generalizada, apoyados en las mejores perspectivas de crecimiento de la actividad económica para este año.

A pesar de la menor volatilidad financiera, se ha observado un aumento en los indicadores que miden la incertidumbre global respecto de las políticas económicas. Esto último responde principalmente a la percepción de mayores riesgos vinculados con factores geopolíticos, así como riesgos respecto de políticas comerciales tendientes al proteccionismo.

Un hecho distintivo respecto de 2016 es que se espera que este año todos los países de la región presenten tasas positivas de crecimiento, con excepción de la República Bolivariana de Venezuela —cuyo PIB caería un 7,2%— y dos países del Caribe (Santa Lucía y Suriname, cuyo PIB caería un 0,2%)

A continuación una gráfica sencilla que resume las expectativas del crecimiento del PIB regional:

EL FMI

Por su parte el FMI en la actualización realizada el 27 de Julio de las perspectivas de la economía mundial dice que la recuperación se está afianzando.

Indica que el repunte del crecimiento mundial previsto en la proyección respectiva de abril continúa por buen camino, y se proyecta que el producto mundial aumentará 3,5% en 2017 y 3,6% en 2018.

Las proyecciones totales del crecimiento mundial no han cambiado desde abril, pero se integran ahora por contribuciones ligeramente diferentes de las economías nacionales.

En el caso de Estados Unidos, las proyecciones de crecimiento son más bajas que en abril, principalmente porque se presume que la política fiscal será menos expansiva de lo previsto.

Se han revisado al alza el crecimiento de Japón y, en particular, el de la zona del euro, donde una actividad sorpresivamente positiva a fines de 2016 e inicios de 2017 apunta a un fuerte ímpetu.

También se revisaron al alza las proyecciones de crecimiento de China por al vigor del primer trimestre de 2017 y a la expectativa de que continúe el respaldo fiscal.

En las economías avanzadas, la inflación se mantiene moderada y generalmente por debajo de las metas; en varias economías emergentes, como Brasil, India y Rusia, también ha estado retrocediendo.

Sobre Latinoamérica indica que tras contraerse en 2016, la actividad económica de América Latina irá recuperándose poco a poco en 2017–18, de acuerdo con las previsiones, a medida que países como Argentina y Brasil se recuperen de la recesión.  Estima para Latinoamérica crecimiento del 1,0% en 2017 y del 1,9% en 2018.

En comparación con la edición de abril último del informe de perspectiva económica mundial, el crecimiento de Brasil que se pronostica actualmente para 2017 es más elevado, gracias al vigor del primer trimestre, pero la persistente debilidad de la demanda interna y la agudización de la incertidumbre en torno a la situación política y a la política económica se verán reflejadas en una recuperación más moderada y, por ende, en un crecimiento menor en 2018.

El pronóstico de crecimiento de México en 2017 aumentó de 1,7% a 1,9%, empujado por la fortaleza de la actividad en el primer trimestre del año, en tanto que no ha habido cambios en el pronóstico para 2018.

Las revisiones para el resto de Latinoamérica son principalmente a la baja, incluido un nuevo deterioro de las condiciones en Venezuela:

En Resumen

En general las proyecciones de éstos y otros especialistas del ramo consideran que se está consolidando una recuperación económica regional pausada, pero que contrasta con las caídas de diversos grados aunque mayor o menormente sostenidas de años recientes.

Son pues buenas noticias, no para echar campanas al vuelo, pero sí para dar pie a un optimismo moderado y cauteloso, noticias y circunstancias que esperemos continúen fluyendo en esa dirección.

7 de Agosto 2017. Por: Ing. Ricardo Platt, Presidente de FIIC