Comisión De Infraestructura: Desafío de la Infraestructura en Latinoamérica

Infraestructura en Latinoamérica

Es conocido que en Latinoamérica existe un profundo déficit de Infraestructura social, brecha (entre lo requerido y lo existente) que crece cada año.

La actual pandemia, debido al Covid-19, no hace más que agravar esta situación, pero a su vez, potencia la necesidad de invertir en infraestructura desde el primer día después de esta crisis. Ese es el desafío del presente. Seguramente una nueva normalidad exigirá adecuar la priorización de proyectos y el planeamiento de la inversión a realizar, pero el reto será siempre el mismo.

CEPAL estima que en Latinoamérica cerrarán 2,5 Millones de empresas formales en los próximos meses, muchas de ellas del sector construcción. También que habrá 30 Millones de nuevos pobres en la región, para llegar a 215 Millones. Estiman que se habrá perdido el crecimiento de los 13 últimos años y, todo ello, si no sobreviene una segunda ola de contagios.

En momentos de tal gravedad, entendemos que mantienen total vigencia los principios que guían la acción de FIIC respecto a la Infraestructura, expresados en la Declaración de Riviera Maya de 2011.

  • La infraestructura física y social es una inversión y no un gasto.
  • Solo una inversión continuada en infraestructura en niveles del orden del 5 al 7 % del PBI, han permitido crecer a los países.
  • La inversión en infraestructura puede y debe ser potenciada mediante la acción concertada y colaborativa entre gobiernos, sector privado y organismos multilaterales de crédito y entes de apoyo al desarrollo.
  • El mantenimiento oportuno y adecuado de la Infraestructura existente es una obligación de las autoridades.
  • La inversión en infraestructura debe ser realizada en un marco de estricto respeto a la institucionalidad, normas y códigos, actuando con la mayor transparencia.  
  • Es imprescindible la participación del constructor privado quien garantiza la adecuada realización de la obra y la eficiente aplicación de los recursos destinados.

He dejado para el final dos Principios que serán esenciales en los próximos días: En épocas de crisis o retracción económica, la inversión en construcciones es la mejor herramienta contra cíclica por su amplio efecto multiplicador sobre otras ramas de la actividad, el fuerte impacto sobre el empleo y aún el no calificado.

La inversión en Infraestructura es una de las mejores herramientas de acción social, al generar trabajo directo, actividad indirecta, recursos fiscales derivados de ella y competitividad del país que generará nuevos recursos en un ciclo virtuoso.

Nuestra Federación, que reúne a los más significativos ejecutores de infraestructura de Latinoamérica, debe difundir y sostener estas posiciones, buscar el apoyo de Gobiernos y Organismos Multilaterales y convencerlos de dar reimpulso a la actividad a través de nuestro sector.

Pero, además, no debemos dejar de lado y prever la nueva normalidad y cómo ésta afectará a la infraestructura del futuro.  Esto porque sin duda, se incentivará la infraestructura para la salud, el saneamiento y los medios físicos requeridos para la información y las comunicaciones. Pero es más difícil imaginar el efecto de la pandemia sobre el transporte público y el diseño de las ciudades.

Los invitamos cordialmente a pensarlo juntos en la Comisión de Infraestructura de FIIC, que se reúne el primer miércoles de cada mes, a las 15 hs UTC, por vía virtual. 

Fernando Lago

Coordinador Comisión de Infraestructura FIIC

Entérate de más noticias en:
http://fiic.la/blog/