CBIC: El sector construcción debate el nuevo marco legal para el saneamiento básico

Nota origina de CBIC (en portugués)

El presidente de la Comisión de Infraestructura de la Cámara Brasileña de la Industria de la Construcción (CBIC), Carlos Eduardo Lima Jorge, presentó al consejo de la Unión de la Industria de la Construcción Civil del Distrito Federal (Sinduscon-DF) una visión general de cómo será el escenario desde El nuevo marco legal para el saneamiento básico. El 24 de junio, el plenario del Senado Federal aprobó el Proyecto de Ley 4.162 / 2019, que actualiza el marco legal para el saneamiento para impulsar nuevas inversiones y ayudar en la recuperación económica del país. Las nuevas regulaciones han estado en discusión desde 2018.

Durante la reunión, Lima Jorge destacó el trabajo realizado por los parlamentarios durante la votación. “Felicito al relator Tasso Jereissati y al presidente del Senado, David Alcolumbre, por la habilidad con la que aprobaron el texto básico sin la necesidad de devolver el debate a la Cámara. Este fue un gran paso para servir a la sociedad que necesita saneamiento, por lo que esperamos la sanción presidencial ”, enfatizó.

Para contextualizar el nuevo marco legal, el gerente explicó que uno de los factores que más ayudó en la aprobación de la ley fue el hecho de que la sociedad y los creadores de opinión reconocen la estrecha relación entre el saneamiento y la salud. “Esta relación se hizo explícita, especialmente en tiempos de pandemia. El escenario covid-19 impulsó esta agenda en la búsqueda de soluciones a este problema de desigualdad que ha afectado a nuestro país durante tantos años ”, dijo.

Según Lima Jorge, el nuevo hito es importante porque abre condiciones para los sectores público y privado y se basa en tres pilares básicos. “La ley se basa en el trípode de mayor seguridad jurídica, expansión de la competitividad y evaluación de la eficiencia”, afirmó, recordando que el modelo actual, que se desarrolló desde los años 70 y fue operado por empresas estatales, cumplió su función hasta tiempo dado. “Este modelo se ha agotado y ha perdido su deber de avanzar con el saneamiento a la velocidad mínima necesaria. Un factor que contribuyó mucho a esto fue la pérdida del sistema actual. El promedio de estas pérdidas es del 38 al 40%, pero en algunos municipios del norte, por ejemplo, alcanzan el 70%. Es imposible que una empresa tenga éxito desperdiciando más de la mitad de lo que produce ”, enfatizó.

El presidente de Coinfra señaló que se deben tomar otras medidas igualmente importantes para poner en práctica la nueva ley, como, por ejemplo, la regulación a cargo de la Agencia Nacional del Agua (ANA) para cumplir con sus nuevas funciones. “ANA nunca se ha ocupado del saneamiento, es una tarea nueva y necesita un buen equipo técnico para esta función. La agencia comenzará a desarrollar objetivos de universalización y estándares de calidad y eficiencia, estandarizar instrumentos contractuales, elaborar reglas de gobernanza para agencias reguladoras locales, regionales y estatales, y crear una metodología para el cálculo ”, enfatizó Lima Jorge.

Siguiendo la misma línea de pensamiento, el vicepresidente de Sinduscon-DF, Ruyter Kepler de Thuin, comparó que en 2010, cerca de 125 millones de personas no fueron atendidas por las aguas residuales tratadas, y en 2018 ese número se redujo a 101 millones. El nuevo objetivo prevé que el 99% de la población tendrá acceso al agua potable y al tratamiento y recolección de aguas residuales para 2033. “A pesar de ser ambicioso, soy optimista, ya que desde el momento en que el sector privado supera los obstáculos de seguridad legal que podemos para lograr esta hazaña ambiciosa de hacer en 13 años cuatro veces más de lo que se hizo en los últimos diez “, agregó.

Thuin también reforzó que la Organización Mundial de la Salud (OMS) estima que, por cada R $ 1 invertido en saneamiento, se generan ahorros de R $ 4 en gastos de salud. “El saneamiento es salud y la acción del CBIC a lo largo de este proceso fue fundamental para la aprobación del proyecto”, dijo.

Para Lima Jorge, los cambios no serán instantáneos, sino graduales, donde el primer paso debería ser un estudio para privatizar las empresas estatales. “Nuestras empresas y entidades deben participar en este proceso y disputar el saneamiento. Además, queremos hacer un trabajo fuerte con ANA y establecer un grupo asesor en CBIC. Este es el momento en que la experiencia y la experiencia en el área de saneamiento contribuirán a esta segunda parte, que es la regulación de la ley ”, concluyó.

La acción es parte del proyecto “Mejorar la competitividad y la seguridad jurídica para expandir el mercado de infraestructura”, llevado a cabo por CBIC, a través de su Comité de Infraestructura (Coinfra), con la correanización del Servicio Nacional de Aprendizaje Industrial (Senai Nacional).