SALUD MENTAL POST PANDEMIA: UN NUEVO DESAFÍO COMO FEDERACIÓN

Desde el inicio de la pandemia por COVID-19, las cámaras miembros de FIIC inmediatamente comenzaron a preparar diferentes tipos de medidas sanitarias con el fin de propiciar un espacio laboral más sano en este complejo momento.

De hecho, una de las grandes iniciativas inmediatas fue comunicar las experiencias que estaban viviendo cada una de las cámaras miembros en materia sanitaria, así como compartir sus protocolos de seguridad.  Todo, en favor de velar por el bienestar de los trabajadores/as y sus familias.

Sin embargo, pasado los meses, vemos cómo la pandemia ha llevado a la paralización de toda la actividad humana (en mayor o menor grado) con efectos dañinos para Latinoamérica.

Uno de ellos son los efectos en la salud mental (algunos autores la han llamado la “cuarta ola”), situación a la que inexorablemente se verán afectados nuestros trabajadores/as de la construcción, principalmente por el temor a contagiarse del coronavirus.

Una vez pasada la pandemia, el cambio del comportamiento de las personas se verá afectado por dejar sus hogares, por miedo a los espacios cerrados o de gran afluencia, entre otros, generando diversos trastornos mentales en la población.

Para la Organización Mundial de la Salud (OMS), uno de los principales objetivos de la respuesta y la recuperación de la pandemia de COVID-19 es satisfacer las necesidades de salud mental.  Se trata de una responsabilidad colectiva que deben asumir los gobiernos y la sociedad civil. “Si no nos tomamos en serio el bienestar emocional de las personas, los costos sociales y económicos para la sociedad serán prolongados”, acotó el organismo.

Por tanto, como industria, tenemos un nuevo e importante desafío en materia de Salud. Sobre todo, teniendo en consideración que los trabajadores/as cuentan con recursos limitados para resolverlo.

Estoy convencido que, tal como lo hicimos al inicio de esta pandemia, las 19 cámaras asociadas a la FIIC seremos capaces de construir el camino para ir en respuesta de esta preocupante realidad.

Estamos en un estadio en el que no estábamos acostumbrados a jugar: siempre hemos procurado que nuestros trabajadores no se accidenten, hoy que no se contagien, pero que además mantengan una buena salud mental, será parte de nuestro trabajo como miembros de FIIC.  

Hoy más que nunca, en el ámbito de salud mental, los trabajadores/as deben sentirse apoyados y protegidos en sus empresas.

Queridos miembros de FIIC, los invito a reflexionar para luego implementar protocolos en este sentido.

Lorenzo Constans Gorri.

Coordinador Comisión Seguridad y Salud de FIIC.