La clave para salir adelante

La situación que actualmente enfrenta México hace más necesaria que nunca la atención estratégica de los rezagos de infraestructura de todo el país. La pandemia del Covid-19 ha puesto en evidencia el pésimo estado de los sistemas de salud pública en casi todos los países, y las medidas adoptadas por la emergencia sanitaria expusieron la situación económica mundial que –entre otras implicaciones– limita los recursos públicos destinados a la conservación y desarrollo de las obras de construcción, además de presentar el reto de reactivar la economía, lo cual sólo puede enfrentarse con la participación de todos.

La colaboración de sociedad, gobierno e industria es fundamental para impulsar nuevos proyectos de construcción. La infraestructura mejora de manera directa la calidad de vida y el bienestar de la población; en su conjunto posee una gran aptitud para reactivar la economía nacional y es determinante en su productividad, lo que repercute en la capacidad para competir en los mercados internacionales. Por ello es necesario que la población conozca los beneficios de corto, mediano y largo plazo de contar con una infraestructura apropiada.

Las restricciones presupuestales nos obligan a ser creativos, propositivos y responsables al disponer de los recursos necesarios para invertir y mantener una infraestructura de calidad. Esto implica explorar esquemas de participación público-privada y haber aprendido de los aciertos, errores y abusos del pasado en cualquier modalidad de inversión.

Debe aumentarse la transparencia en los esquemas de participación y competencia entre los inversionistas para eliminar la corrupción y garantizar las mejores condiciones de financiamiento.

El diseño financiero debe acompañarse del conocimiento técnico de los industriales y el respaldo de la población involucrada para maximizar el beneficio social y asegurar la conveniencia y correcto desarrollo de los proyectos.

Convencidos de que en la unión reside la fuerza de una nación, debe sustituirse la división y polarización por la asociación y cooperación de toda la sociedad como clave para salir adelante y fortalecidos frente a la actual crisis.

Ing. Eduardo Ramírez Leal

Presidente Cámara Mexicana de la Industria de la Construcción.