CONSTRUCCIÓN 2021: ESTRATEGIAS Y PLANEACIÓN PARA ENFRENTAR TIEMPOS COMPLICADOS CON ÉXITO

Durante enero la firma de abogados COMAD, junto a la FIIC realizaron un webinar llamado “Construcción 2021: Estrategias y planeación para enfrentar tiempos complicados con éxito”.

En la oportunidad el maestro Roberto Hernández comenzó la charla con una recapitulación del 2020 en la construcción privada y pública. En este sentido, comentó que el sector venía hacia la baja en muchos países y la pandemia del Covid-19 aceleró procesos teniendo como resultado un impacto negativo. 

Por lo mismo, el experto afirma que el 2021 será un año clave para la recuperación en la industria de la construcción pero que estará sujeto a diversas situaciones que les permita a las empresas sortear los diferentes desafíos tales como la crisis económica mundial (inflación alza en las tasas de interés), o las variaciones al alza de los insumos para la construcción que afecten los presupuestos contemplados desde inicio de una obra.

Para el maestro, las empresas podrán mantenerse vivas generando trabajos adecuados que sustenten a la fuerza laboral, así como estar atentos porque se deben tomar decisiones inteligentes.

Hernández explicó que, por ejemplo, querer ganar un contrato a toda costa no siempre será un buen negocio, sobre todo en situaciones difíciles como la que estamos viviendo. Por lo mismo, llama a los empresarios a ser muy estratégicos en esta materia y verificar siempre algunos puntos: como quién es el cliente, cómo está actuando con terceros, verificación backlog de proyectos, reputación de cumplimiento y pago, situación financiera del cliente (declaración en contratos de solvencia como USA); cómo me beneficia, cómo me puede perjudicar.

También es relevante contar con estrategias y planeación procurando actuar con clientes confiables. Para ello, dice el experto, es necesario revisar la reputación y experiencia de la contraparte, crear condiciones claras por escrito: financiamiento viable, garantías de pago; así como evitar hacer negocios con personas dudosas credibilidad; o cerrar contratos informales, pactos amistosos, u ofertar sólo para ganar.

En definitiva, dice el Roberto Hernández, hoy es imprescindible contar con contratos en donde esté todo perfectamente definido, además de ser revisado por la parte técnica y financiera para que todos puedan revisar sus interpretaciones y las condiciones de las partes queden totalmente claras.

CUANDO SÍ ES UN BUEN NEGOCIO

Respecto al cierre de contratos, el maestro de la firma COMAD, advierte que es importante considerar qué tipo de contratación y contratos estamos considerando. También es momento de ver si se puede mejorar las situaciones contractuales de una forma colaborativa. Para el abogado es importante plantearse si existe alguna forma de poder mejorar el esquema contractual de manera colaborativa, con apertura, para poder comenzar un diálogo próspero entre clientes y contratistas.

En el caso de los contratos públicos, se pueden suceder situaciones distintas. Por tanto, es importante la anticipación y el trabajo de inteligencia que les permita contar con la información necesaria que les ayude a analizar adecuadamente la realidad de los proyectos.  

Hernández advierte que jamás se deben aceptar condiciones que no se puedan plasmar en el papel, así como tener mucho cuidado con aspecto de integridad y corrupción.

En cuanto a la estrategia y planeación, se debe procurar buscar las mejores condiciones de contratación para ambas partes, así como no tratar de sorprender a nuestra contraparte y aprender nuevas lecciones de colaboración. Evitar viejos vicios, pensar que no hay alternativas e incurrir en actos irregulares se deben terminar.

Contar con planes de promoción serios y eficientes, además de propiciar una atención a los clientes basado en la comunicación y el cumplimiento, con un buen servicio personalizado, más que nunca es fundamental.

Al cerrar, Roberto Hernández, de la firma COMAD, expresó que en un momento de condiciones adversas como el que estamos viviendo a nivel mundial, tenemos la obligación de estar al tanto de todos los cambios que vayan sucediendo, por mínimos que sean. “No podemos actuar como siempre, debemos enfocarnos en estar atentos a los eventos y dispuestos al cambio”.