El “fantasma” de la inflación camina junto con las empresas mexicanas

Un espectro recorre los pasillos de las empresas mexicanas de la construcción, se trata del “fantasma” de la inflación.

Un fantasma que aterroriza las cotizaciones que todos los días se hacen en el momento que un proyecto arranca, porque en México, el presupuesto de la obra se hace un lunes, cuando la varilla, el cemento, la grava e incluso el alambrón y cuando se entrega, los costos de los insumos ya se incrementó.

En México, la industria de la construcción vive un aumento todos sus insumos, algunos más fuertes que otros, en el último año el asfalto aumentó un 40%, reveló el presidente de la Cámara Mexicana de la Industria de la Construcción (CMIC), Francisco Javier Solares Alemán.

El presidente nacional de la CMIC, dijo que “la economía del mundo cambió después de la pandemia, la inflación que tenemos en México es importada. La inflación en ocasiones es que la demanda supera a la oferta, ese no es el caso para la construcción, tenemos todos los suministros disponibles; hay suficiente acero, hay suficiente cemento, sin embargo, son caros#.

“El acero –agregó- es un componente que tiene un precio internacional, por más que quisiéramos bajarle el precio no podemos”, detalló Solares Alemán.

La inflación afecta a diferentes sectores de la población de distintas maneras y la percibe el consumidor en la compra de su canasta básica. En el sector de la

Construcción este fenómeno se vive con mayor intensidad porque mucho de los afiliados a la CMIC son pequeñas empresas que no pueden comprar grandes volúmenes, lo que implica un sobreprecio al incremento inflacionario.

“La inflación que se percibe en cosas de la canasta básica es del 8%, andamos alrededor del 17% en la industria de la construcción de manera anual, estimó  el presidente de la CMIC.

Sin embargo, actualmente el acero no es el componente que mayor crecimiento se ha visto en los últimos meses, pues se ha estabilizado luego de su repunte en el 2020, pero de junio del 2021 a 2022 el asfalto ha aumentado en un 40%.

La industria de la construcción lleva más de una década sin poder recuperarse, pues “de 2008 al 2022, es decir casi 13 años, la facturación de la industria de la construcción se redujo en casi un 35, 36%, es este decrecimiento en la construcción a nivel nacional”, finalizó Solares Alemán.