LA SUSTENTABILIDAD COMO NEGOCIO

Autor: José Carlos Martins, Presidente de la CBIC/ Comisión Sostenible de FIIC

 

Foto: Guilherme Kardel  Presentación de las publicaciones

Izquierda a derecha: Nilson Sarti, Presidente de la Comisión del Medio Ambiente de la CBIC, José Carlos Martins, Presidente de la CBIC, Sônia Bridi, periodista experta en Medio Ambiente y Sostenibilidad; Osvaldo Soliano ,consultor de la CBIC en el área de Energía, y Orestes Gonçalves, consultor de la CBIC en el área de Recursos Hídricos.

Dos publicaciones inéditas fueron editadas en 2016 por el sector de la Industria de la Construcción Brasileña: Gestión Eficiente del Agua y Energías Renovables, ambas relacionadas con el  nuevo escenario mundial de negocios orientados a  la sustentabilidad.

El contenido de  la primera aborda  el tema del uso eficiente del agua, utilizando solamente la cantidad de agua necesaria para la operación de determinada actividad o equipo, sin que haya desperdicio y sin comprometer  la calidad y  garantizando la salud de los usuarios.

La segunda publicación expone los beneficios del uso de la energía solar fotovoltaica para el sector de la Industria de la Construcción: presentando   viabilidades, tarifas y financiamientos, además de exponer las relaciones entre la energía fotovoltaica y la calefacción solar, micro y mini generación de energía y sus respectivos usos en condominios verticales y horizontales, además de exponer  su viabilidad económica.

Las metas establecidas para Brasil en el Acuerdo de ParísCOP 21: que se refiere  a la reducción de las emisiones de gases de efecto invernadero en 37% abajo de los niveles de 2005, en 2025 y en 43% abajo de los niveles de 2005, en 2030, además de alcanzar una participación estimada de 45% de energías renovables en la composición de la matriz energética, confirma que nuevas oportunidades de alianzas e iniciativas están surgiendo,  y  la opción más conveniente  es que la sostenibilidad sea incorporada al plan de negocios de las empresas.

Para ser viable la transición para una economía de bajo carbono, de acuerdo a lo establecido en París, los países desarrollados van a contribuir con 100 mil millones de dólares a partir de 2020, con este apoyo extraordinario se visualiza el aumento exponencial de fondos de inversiones destinados a fomentar investigaciones en energías limpias.

Promover estímulos a la eficiencia energética, eliminar  los combustibles fósiles, y  establecer políticas de largo plazo en el uso de energías solares y eólicas, así como desarrollar acciones para alentar  el uso de energía renovable en programas de vivienda de interés social principalmente, refleja la importancia de la planificación y la resiliencia urbana.

Estos son factores primordiales para el cumplimiento del acuerdo global que busca combatir los efectos de los cambios climáticos y reducir las nocivas emisiones de gases del  efecto invernadero.

Nuestro  sector se movilizó y  creó una alianza para combatir el cambio climático, compuesta inicialmente por 20 países – Brasil es miembro de ella – con países como Estados Unidos, Francia, Marruecos, Suecia, Canadá, Austria, Alemania y  México, entre otros,  contando  con el apoyo de importantes corporaciones además de la sociedad civil.

Entre los objetivos de la alianza está el minimizar la demanda de energía, convertir la cadena de valor de la construcción más sostenible, integrar las energías renovables a través de la energía de los municipios, implementar proyectos de construcción integrada y planificación urbana, e involucrar a instituciones financieras, así como buscar una mayor resiliencia en las ciudades e infraestructuras del futuro.

Este escenario permite visualizar perspectivas de un nuevo mercado para el sector de la Industria de la Construcción, contemplando  la participación de  parques eólicos y solares en la matriz energética mundial, lo que representa apenas 0,5%.

La CBIC, coordinadora de la Comisión de Construcción Sustentable de la Federación Interamericana de la Industria de la Construcción, fomenta la difusión y promoción  de plataformas apoyadas por el Banco Mundial, que incentivan directrices relacionadas con la construcción sustentable: Knowledge Platform on Environmentally Sustainable Infrastructure Construction in Latin America and the Caribbean Region – KPESIC,  herramientas que establecen redes y grupos de intercambio entre expertos, actores públicos y privados, para difundir los  conocimientos necesarios y propiciar un necesario intercambio de información, además de crear contactos  y  establecer estrategias de negocio más eficientes entre los usuarios, facilitando el desarrollo de proyectos en sustentabilidad  en el área de infraestructura, y Excellence in Design for Greater Efficiencies – conocido por las siglas EDGE:  que esuna certificación que recompensa a quienes  implementan estrategias para reducir el uso de energía y agua en sus edificios, así como la energía utilizada en los materiales.

El EDGE es un nuevo sistema creado para mercados emergentes. El sistema suministra a los clientes soluciones técnicas para el uso de prácticas sustentables y capta los costos de capital y las economías operativas proyectadas, con la finalidad de demostrar el business case de la construcción sustentable.

Para obtener el certificado EDGE, las empresas necesitan utilizar el software EDGE para confirmar que su proyecto reducirá el consumo de energía, agua y la energía incorporada en los materiales de construcción en por lo menos 20 por ciento en comparación a un edificio convencional. Aunque los profesionales que sustentan el EDGE sean financieros, los resultados son ambientales: el EDGE ayuda a mitigar el cambio climático por el compromiso al desarrollo basado en eficiencia de recursos.

A través de estas iniciativas y  junto al Banco Mundial – International Finance Corporation, el sector presenta un novedoso nivel en la construcción con las alianzas estratégicas, integrando acciones y  proporcionando un ambiente favorable a la promoción de la sustentabilidad en diversas frentes, con alta capacidad de influencia: implantación urbana; edificaciones;  y el uso de los materiales de construcción y energía, en todas las etapas de la construcción: planificación, ejecución y después de la obra.

Considerando el nuevo ambiente de negocios que está siendo diseñado, el sector de la construcción tiene un papel fundamental para la realización de los objetivos globales del desarrollo sustentable, una  noble iniciativa enfocada al  bienestar del ser humano.