Etiqueta: Colombia

Una apuesta por la productividad en el sector de la construcción

2 de octubre Por Edwin Chirivi Bonilla, Director de Estudios Económicos y Proyectos Estratégicos de Camacol

  • De acuerdo con Mckinsey Global Institute – MGI, la construcción mueve recursos anuales equivalentes al 13% del PIB Global, cifra que asciende a $10 trillones de dólares.
  • Romper la inercia de baja productividad debe ser una apuesta integral que permita acelerar la trasformación del sector en línea con el avance que otros sectores productivos vienen dando. 

El reporte de Mckinsey agrupa los principales factores restrictivos del avance en la productividad del sector y describe las acciones más importantes que pueden desarrollarse de manera simultánea desde el enfoque empresarial, sectorial y de política pública para ganar en innovación y competitividad.

¡La construcción importa!…

El sector de la construcción es de gran relevancia en la estructura económica mundial. De acuerdo con Mckinsey Global Institute – MGI[1],  la construcción mueve recursos anuales equivalentes al 13% del PIB Global, cifra que asciende a $10 trillones de dólares. Con esas inversiones el sector emplea 7% del total de la mano de obra global.

Esta relevancia económica no ha estado directamente relacionada con un avance significativo en materia de productividad, y lejos de los resultados que se pueden observar en otros sectores.

Según el reporte del MGI “Reiventing construction – A route a higher productivity” publicado en el año 2016, la productividad laboral en el sector de la construcción ha crecido en promedio 1% en las dos últimas décadas, resultados que contrastan con el 2.8% que ha crecido la productividad en la economía global y el 3.6% que lo ha hecho la industria manufacturera en el mismo periodo. Las estimaciones del reporte muestran que cerrar la brecha de productividad que enfrenta el sector de la construcción podría aumentar su valor agregado a nivel global en 1,6 trillones de dólares, cifra que en términos relativos equivale al Producto Interno Bruto de Canadá o a un 2% de la economía global.

 Las causas de los modestos avances en productividad en el sector de la construcción hacen parte de una mezcla de elementos que se conjugan con una estructura empresarial altamente fragmentada, una mayor complejidad de los proyectos constructivos y comunes desfaces sobre los tiempos de ejecución y la rentabilidad esperada de los proyectos. El reporte de Mckinsey agrupa los principales factores restrictivos del avance en la productividad del sector en tres categorías: fuerzas externas, dinámica industrial y factores operacionales a nivel de las firmas. (Esquema 1).

 Esquema 1. Causas de la baja productividad en el sector de la construcción.

Fuente. Mckinsey Global Institute – MGI.

 En el nivel de fuerzas externas que limitan la productividad del sector de la construcción, el análisis del MGI identificó que la complejidad de los proyectos, la regulación y la informalidad generan brechas en el desempeño de las compañías. Desde la dinámica industrial, la fragmentación empresarial, de la desalineación en las estructuras contractuales y las características de los proyectos en relación con la demanda ha venido generando sesgos a la baja en el ejercicio de las firmas del sector. Asimismo, al interior de las empresas el estudio del MGI identificó que los cuatro elementos que más restan en la optimización de la operación de las compañías están relacionados con los procesos de diseño e inversión, la gestión integral de los proyectos, la disponibilidad de mano de obra y la limitada adopción de técnicas digitales y procesos de innovación.

Estos problemas que fueron identificados como causas raíz de la baja productividad en la construcción también tienen una serie de elementos sobre los cuales se pueden establecer acciones para contenerlos y revertir el proceso, conduciendo así la actividad hacia el cierre de brechas y el consecuente aumento en el desempeño integral de las firmas. De acuerdo con el reporte, hay siete áreas de trabajo que permitirían aumentar la productividad en el sector de la construcción entre 50% y 60%. Estos factores podrían ser potencializados a través de estrategias complementarias que movilicen al sector en una lógica de estandarización y procesos de manufactura, y lo alejaran del tradicional concepto de ejecución y gestión individual de proyectos.

El primer elemento clave sobre el que se debe repensar la productividad en el sector de la construcción tiene que ver con redefinir la regulación y aumentar la transparencia, en el sentido de racionalizar los trámites y los procesos de aprobación requeridos. El segundo está relacionado con renovar la estructura contractual entre desarrolladores y subcontratistas, de tal modo que cambie el esquema tradicional basado en evaluación por costos, hacia un modelo que integre de manera efectiva el trabajo colaborativo, la solución de problemas y la planificación integrada, tal y como se establece en los esquemas IPD (Integrated Project Delivery).

El tercer aspecto sobre el cual se pueden generar avances sustanciales en la productividad tiene que ver con una nueva concepción en los procesos de diseño e ingeniería de los proyectos. La estandarización de diseños y procesos constructivos que no requieren definiciones a la medida de cada proyecto, que puedan ser replicables de manera regular y que permitan minimizar la ejecución en sitio, pueden contribuir al aumento en la productividad. También el reporte del MGI menciona que mejorar el proceso de compra y provisión de insumos mediante una mezcla de mejores prácticas replicables de otras industrias, la inclusión de procesos de digitalización en la selección de proveedores y la centralización de ciertas acciones en el proceso de compras, pueden tener beneficios en tiempo, transparencia y menor precio por mayor escala.

 En una dirección similar, se recomienda mejorar los procesos de ejecución en obra mediante la implementación de sistemas de planificación rigurosos como Last Planner System, los cuales permiten que las actividades claves se desarrollan en tiempo y presupuestalmente alineadas. A esto se debe sumar la definición de indicadores claves de productividad que mejoren la relación entre desarrolladores y sub­-contratistas; con acciones complementarias en la articulación eficiente de procesos mediante la filosofía Lean de tal forma que se pueda minimizar la variabilidad en los rendimientos y reducir las pérdidas.

Por último, se describen dos factores fundamentales para aumentar la productividad en el sector. Por un lado, incrementar los procesos de adopción de nueva tecnología que pueden ir desde el modelaje a través de procesos de 5D Building Information Modeling, hasta el uso de técnicas avanzadas de análisis derivadas del internet de las cosas, los cuales facilitan el monitoreo, diagnóstico e intercambio de información en los procesos de planificación y ejecución de las obras. Por otro lado, se plantea el fortalecimiento de las habilidades y formación de la fuerza laboral, en relación con el uso de las últimas tecnologías y herramientas digitales, y el diseño de programas de aprendizaje y estabilidad laboral para los trabajadores.

 Estas acciones pueden desarrollarse de manera simultánea desde el enfoque empresarial, sectorial y de política pública. Ejemplos de programas para su implementación han sido bien documentados en países como China, Australia, Bélgica, Singapur, Reino Unido, Estados Unidos, Brasil, entre otros. Romper la inercia de baja productividad debe ser una apuesta integral que permita acelerar la trasformación del sector en línea con el avance que otros sectores productivos vienen dando. 

 [1] http://www.mckinsey.com/industries/capital-projects-and-infrastructure/our-insights/reinventing-construction-through-a-productivity-revolution

2 de octubre Por Edwin Chirivi Bonilla, Director de Estudios Económicos y Proyectos Estratégicos de Camacol

Ley de infraestructura: en marcha en Colombia ( 2ª. Parte )

11 de septiembre del 2017.  Por: Santiago Pérez Buitrago, Director Jurídico de la Cámara Colombiana de Infraestructura  y Efrén Ordoñez, Coordinador Jurídico de la CCI.

Nota: continuamos con la  2ª. parte y final del artículo de CCI. Aquí la primera parte:  http://fiic.la/blog/2017/09/04/ley-de-infraestructura-en-marcha-en-colombia-1a-parte/

 

Cuestionamientos a la ley 1682 de 2013

Otra vuelta de tuerca acontece con las censuras endilgadas a la Ley de Infraestructura. Los reproches son tan puntuales que, pudieran parecer un memorial de agravios, sin embargo, las reflexiones en torno a los asuntos problemáticos son una invitación a los distintos actores a repensar los aspectos regulados en la ley y a deliberar sobre las herramientas adicionales para no desfallecer en el intento de tener un ordenamiento jurídico adecuado a los requerimientos que demanda la realidad nacional.

¿Hemos avanzado en la solución de los problemas que aquejaron a los contratos anteriores? O en otras palabras: ¿ha servido la ley 1682 de 2013 en la solución de los problemas identificados por el panel asesor? A partir de lo ya mencionado, la conclusión a la interrogante es un “sí condicionado”.

Y los condicionamientos devienen en las siguientes razones:

Asuntos pendientes de resolver

Los temas arqueológicos se han convertido en el nuevo fantasma de las ejecuciones contractuales y sus quehaceres resultan de muy difícil manejo por parte de los ejecutores.

La licencia y los trabajos se asignan a un arqueólogo y no al proyecto, ello perjudica los avances en la ejecución pues los criterios y los métodos del experto en arqueología no son cuestionables por el contratista.

Pese a que el Icanh ostenta una competencia genérica en el resguardo y gestión del patrimonio arqueológico, antropológico e histórico de Colombia, las actividades específicas como extracción y custodia están bajo la responsabilidad de un profesional, a diferencia de lo que acontece con las licencias ambientales que son del resorte del concesionario.

La propuesta es que la licencia se asigne al proyecto y que las actividades de extracción y custodia sean ejercidas por profesionales subordinados al proyecto, pero con la supervisión del experto delegado por el Icanh.

En consulta previa: producto y trámite necesario en materia ambiental, seguimos pendientes de la Ley Estatutaria que determine las causales para proceder a su trámite, las reglas procedimentales, las obligaciones que deben asumirse en el marco de un contrato, los responsables en tramitarla y quién debe de asumir sus costos, entre otros.

Las entidades estatales deben aplicar la ley y utilizar la expropiación en sede administrativa, las razones particulares son:

  1. las entidades contratantes tienen mayor nivel de experticia de la gestión y la adquisición de predios, ello redunda en beneficio de la concentración de las actividades prediales.
  1. B) En la sede administrativa se agilizaría la disponibilidad y la adquisición predial, quedando en discusión los efectos económicos pretendidos por los interesados. 

Temas a medio camino

Predial: hoy quedan sobre la mesa temas como:

  1. A) nivel de comprensión de los jueces y los funcionarios sobre el alcance pretendido con la ley de infraestructura
  2. B) existencia de personal disponible para llevar a cabo la tarea titánica de atender los requerimientos de los contratos que se adjudiquen.
  3. C) La necesidad de complementar lo concerniente al saneamiento predial.

Traslado de las redes: aunque el motivo de la ley fue dotar a los proyectos de una vía jurídica para solucionar la superposición del proyecto con la red existente, en la práctica se observan diferencias entre los concesionarios y los propietarios de la red de quien asume los costos y la responsabilidad. Igualmente, hay problemas con la certeza de la red a la que se traslada.

 Normativo: se empezó a observar una nueva atomización normativa en temas de infraestructura, prueba de ello es la reglamentación normativa e institucional por parte de las entidades contratantes, proceder que va en contra de la ley, contrato y de lo aconsejado por la comisión de expertos.

 Ambiental: es necesario definir el concepto de rondas de ríos y cuáles son las franjas que integran dicha área. La anterior fijación incide en la determinación de los predios que se ubican en dichos sectores. Aun cuando el asunto tiene un carácter mixto, la definición es de competencia de la Autoridad Ambiental, pero al parecer no son claros los límites y las capacidades del Anla y las Corporaciones Autónomas Regionales.

Temas nuevos

Tributario: las recientes reformas tributarias y la expedición del marco regulatorio han acrecentado la desconfianza en torno a la seguridad jurídica de los contratos, pues pese a que se han incorporado reglas para el manejo de la transición y del riesgo tributario, las mismas no se están aplicando, y en el corto plazo adquirir más deuda para atender la nueva tarifa es complejo.

Administrativo: ausencia de respuesta oportuna con ocasión de la transformación institucional del Incoder a la ANT, lo cual impacta los plazos del contrato. Falta de entrega de información por parte del Incoder para los estudios de títulos.  La información que reposa en Catastro, Incoder y Registro se encuentra desactualizada. La falta de apoyo por parte de las autoridades locales frente a las ocupaciones ilegales, entidades que se niegan a practicar desalojos y restituciones, conforme lo ordena la ley, cuando es requerido por el contratista.

Antes de poner punto final, es importante insistir en la importancia y necesidad de una adecuada gestión contractual por parte de las entidades contratantes, en aras de articular la institucionalidad del sector público y de interpretar correctamente las normas y contratos.

Para finalizar, pese a que las consideraciones en uno y otro sentido resulten dividas, lo que parece positivo a partir de la expedición de la ley 1682 de 2013, es que hay avances en las materias y que el terreno ganado no se puede perder por consideraciones y tintes particulares o simplistas, la senda está marcada y será necesaria la participación de los actores interesados para seguirla construyéndola en beneficio de la visión país.

11 de septiembre del 2017.  Por: Santiago Pérez Buitrago, Director Jurídico de la Cámara Colombiana de Infraestructura  y Efrén Ordoñez, Coordinador Jurídico de la CCI.

Ley de infraestructura: en marcha en Colombia. (1a. parte)

4 de septiembre del 2017.  Por: Santiago Pérez Buitrago, Director Jurídico de la Cámara Colombiana de Infraestructura  y Efrén Ordoñez, Coordinador Jurídico de la CCI.

El próximo 22 de noviembre se cumplen cuatro años de la expedición de la Ley 1682 de 2013, conocida como la Ley de Infraestructura. Junto con la Ley 1508 de 2012, se convirtieron en los dos marcos normativos de referencia del Gobierno para lograr que la locomotora de la infraestructura avanzara. Hoy cuatro años después de la puesta en vigencia, las percepciones sobre ella son diferentes y los interrogantes aún subsisten.

 Las concesiones más importantes en Colombia, hasta la expedición de la ley de Asociaciones Público Privada, fueron los proyectos viales adjudicados de primera, segunda y tercera generación de concesiones, las concesiones portuarias y los contratos para la modernización del Aeropuerto El Dorado.

La primera generación vial vio la luz en el mandato del Presidente César Gaviria, quien no solo intentó definir una política pública en materia de transporte con la elaboración del documento Conpes 2597 de 1992, sino además propició la creación de un marco jurídico con la expedición de las leyes 80 y 105 de 1993 para el otorgamiento de proyectos de infraestructura. Las restantes generaciones de Concesiones fueron estructuradas y adjudicadas durante los gobiernos de los presidentes Samper, Pastrana y Uribe.

No obstante la buena intención de las iniciativas adjudicadas, la crisis económica mundial de los años 98 y 99 precipitó el surgimiento de las controversias contractuales e hizo patente los palos en la rueda que atravesaban los contratos de la primera generación.

Ello trajo como consecuencia que los proyectos de concesión transitaran por momentos complicados en el lapso del 2000 al 2005, pues durante este interregno en los primeros tribunales de arbitramento, acontecieron las primeras reestructuraciones de dichos contratos y se lograron salidas conciliadas a algunos de los asuntos de carácter litigioso.

Pese a los esfuerzos de las partes para recomponer el camino y marchar por una senda más optimista, los sucesos acontecidos durante esos años evidenciaron que los temas que afectaron a las concesiones, lejos de mitigarse, parecieron incrementarse. Las problemáticas asociadas a la adquisición predial, al licenciamiento de obras, a la aceptación social de los proyectos y al trámite de consultas previas aparecieron durante cada uno de los contratos de las generaciones siguientes; eventos que retrasaron los cronogramas de obra e incidieron en el cumplimiento de los plazos de las etapas de construcción.

Los anteriores sucesos no solo han sido mencionados en la literatura especializada sobre el tema, sino también fueron tratados en los documentos Conpes 3107 y 3133 de 2001, 3413 de 2006 y 3571 de 2007, entre otros.

Como consecuencia de la supervención de los eventos antes descritos, surgió una percepción generalizada de mejorar el modelo concesional y de infraestructura. Las situaciones observadas repercutían negativamente en la competitividad, constituyéndose así como un obstáculo para el desarrollo económico.

El estado de cosas y la comisión de expertos

 Durante su campaña política a la presidencia, Juan Manuel Santos enfatizó que su programa de gobierno en materia económica tendría como objetivos fundamentales buscar dinamizar la economía nacional a partir de la exploración y explotación de recursos  naturales en el territorio colombiano, la promoción de Colombia como un estado sólido y con incentivos para inversiones a largo plazo y con la armonización entre los sectores productivos, el desarrollo ambiental sostenible y la responsabilidad social empresarial.

Asimismo, promovería el crecimiento económico a partir de la integración logística, buscando, principalmente, integrar las distintas regiones de Colombia, y estas a su vez con el exterior.

El Plan Nacional de Desarrollo 2010 – 2014 identificó cinco sectores claves para lograr los objetivos propuestos en campaña:

+ Innovación

+ Sector agropecuario

+ Vivienda

+ Infraestructura

+ Sector minero-energético.

El Gobierno Nacional consciente de los atrasos en materia de infraestructura y de los contratiempos sufridos por las concesiones viales, buscó establecer un diagnóstico del sector y trazar una estrategia para poner en marcha la “locomotora de la infraestructura”. En otras palabras, conocer y resolver los intríngulis que resultaban de vital importancia para el sector.

Una primera medida fue tramitar en el Congreso la Ley de Asociaciones Público Privada para modernizar el esquema tradicional de colaboración entre los sectores público y privado. Luego, vino la convocatoria a un selecto grupo de expertos para que evaluaran y discutieran sobre las causas del atraso y los obstáculos de la infraestructura de transporte y a su vez plantearan alternativas y sugerencias para la solución de dichas problemáticas.

La Comisión de Infraestructura, nombre dado a la misión de expertos, identificó los principales cuellos de botella y planteó una serie de alternativas a las dificultades identificadas. Las conclusiones del estudio fueron consignadas en un informe del año 2012, en donde, a grandes rasgos, establecieron un listado de los problemas y un bloque de cuatro ejes temáticos con recomendaciones a seguir:

Entre las situaciones problemáticas identificadas se encuentran:

+Adquisición predial

+ Expropiación en sede judicial

+ Tramites de consultas previas

+Licenciamiento ambiental

+Financiamiento de proyectos

+ Atomización normativa en materia de infraestructura de transporte.

+Ausencia de articulación de las entidades del Estado (nivel nacional y nivel local).

A la par, agruparon las recomendaciones en cuatro ejes temáticos: arquitectura institucional, ajuste al marco normativo, estructuración y adjudicación de proyectos de participación privada en infraestructura y financiación de proyectos.

Fruto de las recomendaciones de la comisión, surgieron las implementaciones de las leyes 1682 de 2013, mejor conocida como Ley de Infraestructura, y 1742 de 2014 y sus decretos reglamentarios. Las medidas de corte jurídico pretenden contrarrestar las deficiencias del orden y gestión contractual, predial, ambiental, redes y superposición de proyectos con títulos mineros, todos identificados en el informe. En otras palabras, las normas mencionadas son mecanismos legales para mitigar los principales cuellos de botella identificados por el panel.

Balance

Hoy casi cuatro años después, al hacer un corte cuentas, el balance parece arrojar un saldo equitativo, sin embargo, la objetividad de los datos presenta un saldo de uno a cero a favor de la ley, veamos:

En normatividad y competencia: la ley 1682 de 2013 brindó un marco se concretó la participación de entidades como el Igacc, Cisa, los jueces, los operadores y dueños de las redes y el ministerio de transporte en relación con los proyectos.

 En materia predial: se presentó un avance significativo con el saneamiento predial automático derivado de la declaratoria de utilidad pública de los proyectos.

Las disposiciones normativas pretenden resolver, de un solo tajo, la indefinición existente en relación con predios de historial registral dudoso.

Así, otro logro significativo en este ámbito, es el concerniente a la cualificación que se le otorga al avalúo y los peritos valuadores, limitando la participación en esta actividad a posibles especuladores y a personas que carecen de experticia.

 En materia ambiental: se estableció un parámetro por ajustes y cambios menores en la licencia ambiental, ello sometido a que las obras impliquen impactos ambientales adicionales, regla que evita, en teoría, que los contratistas incurran en trámites largos y engorrosos.

 En materia de traslado de redes: la idea de incorporar reglas para determinar obligaciones y competencias en el traslado de redes resultó novedosa en relación con anteriores ordenamientos, lo anterior, sin perjuicio de que en la práctica se estén presentando inconvenientes entre contratista y titulares de la red.

 En los asuntos mineros: atendiendo los derechos de los mineros, el otorgar prioridad en el acceso al material de cantera y de construcción a los proyectos resulta de gran significado, ya que garantiza un suministro regular de materiales para la obra.

Antes de formular reflexiones sobre los escollos que la Ley de infraestructura no solventa, resulta importante comparar algunas de las afirmaciones mencionadas anteriormente con los resultados de la encuesta realizada por la CCI a los concesionarios que padecen el día a día de la norma en sus proyectos. A grandes rasgos, el panorama resulta positivo, aunque falta mucho:

En expropiación de predios: la percepción de quienes piensan que hay mejoras y quienes consideran que la mejora es leve presenta un empate del 48% cada uno.

Adquisición de predios: los resultados son 39% pero hay una mejora y 43% para quienes estiman la mejora como leve.

 En licenciamiento ambiental: la mejora se percibe con un 52%.

En consulta previa y traslado de redes: los datos obtenidos no son buenos, hay un sector con un 35% que afirma no haber mejoras y otro grupo con 52% que considera que las mejoras apenas son leves.

Nota: por razones de espacio la Comisión Editorial del portal de FIIC decidió segmentar en dos secciones la colaboración de CCI.

4 de septiembre del 2017.  Por: Santiago Pérez Buitrago, Director Jurídico de la Cámara Colombiana de Infraestructura  y Efrén Ordoñez, Coordinador Jurídico de la CCI.

FMI: Perspectivas Económicas para Latinoamérica y Caribe 2017.

8 de Mayo 2017. Por Ing. Ricardo Platt, Presidente de FIIC.

En Washington DC, el 21 de Abril 2017, en el marco de las reuniones de Primavera del Fondo Monetario Internacional (FMI) y el Grupo Banco Mundial se presentó una conferencia sobre Perspectivas Económicas para Latinoamérica y Caribe.  A continuación un resumen de lo indicado allí por Alejandro Werner, Director del Departamento del Hemisferio Occidental del FMI.

 América Latina y el Caribe

Las economías de América Latina y del Caribe están recuperándose lentamente de la recesión que exhibieron el año pasado y también de un crecimiento muy bajo o negativo en varios países en el 2015.

  • Esperamos para 2017 crecimiento promedio del 1.1%, el año pasado fue un crecimiento negativo de 1%.
  • Se espera que la actividad económica cobre más ímpetu en 2018, pero esperamos el crecimiento se estabilice en un nivel de crecimiento a largo plazo substancialmente menor de lo que habíamos visto en la última década.
  • Se proyecta que el crecimiento a mediano plazo permanezca alrededor de un modesto 2,6 %.

Centroamérica

Centro América mantendrá crecimiento promedio alredor del 4% beneficiándose de la caída de los precios de la energía, que también tiene impacto positivo sobre la inflación y la cuenta corriente.

En Centro América tenemos dos de los países con mayor crecimiento de la región con Panamá y República Dominicana que ayudan al promedio. Pero el resto de los países en general mostrando desempeños positivos.

América del Sur, México

En América del Sur y unas de las razones principales por la cual la economía de América Latina registra un crecimiento promedio negativo era que dos de las economías grandes del cono sur, Brasil y Argentina, estaban en recesión.

Esperamos que en 2017 este fenómeno se revierte y que Brasil tenga un crecimiento ligero del 0.2%, el cambio de crecimiento es muy importante, pues Brasil se contrajo al 3.5% en el 2016.

En el caso de Argentina también vimos una Economía que se contrajo a un poco más del 2% en el 2016 y que esperamos tendrá un crecimiento del 2.2% este año.

En Venezuela, vemos una Economía que continuara registrando tasas de crecimiento negativas. Vemos también una tasa de inflación que continúa moviéndose a tasas de cuatro dígitos caminando hacia una hiperinflación. Prevemos una contracción del 7% en el 2017. En el 2016 se contrajo un 18%. Es un proceso muy negativo con el PIB que continúa contrayéndose a tasas muy importantes. Es una preocupación muy importante por la crisis humanitaria que se presenta en este país, por las dimensiones que esta presenta en ámbitos importantes de la calidad de vida de la población.

Ecuador continuará registrando tasas de crecimiento negativas, son las dos economías que continuaran teniendo una recesión.

Las perspectivas para Chile siguen siendo moderadas, debido a persistentes debilidades internas, se prevé que en 2017 el crecimiento permanezca en 1,7%. Se ha hablado mucho de la recesión, llamémosla técnica, por la que probablemente atravesará la economía chilena, producto de la huelga (que ya finalizó) en sus minas más importantes, que probablemente genere un crecimiento negativo en el último trimestre. Pero claramente las condiciones subyacentes de la economía chilena apuntan al crecimiento económico, y veremos la economía creciendo y promediando una tasa estimada del 1.7%.

En Colombia, gracias a la oportuna adopción de una política económica más restrictiva, la ordenada desaceleración económica continuó el año pasado conforme la demanda interna se ha ido ajustando al shock permanente que ha sufrido el ingreso nacional. Hemos visto una caída de casi 50% en el valor de sus exportaciones, ante la que el proceso de ajuste que ha seguido la economía creemos que es muy saludable.

En México anticipamos un crecimiento del 1.7% para 2017, contrasta con crecimiento del 2.3% en 2016. Aunque la Economía de EEUU esté acelerando, la incertidumbre asociada a la negociación de NAFTA va afectar el dinamismo de la inversión. Además  una menor fortaleza del crecimiento de los salaries reales por el aumento de la inflación también afectara ligeramente al consumo. Hemos visto un comportamiento muy favorable de las variables financieras estos últimos meses de la mano de una menor inquietud sobre los posibles resultados de la renegociación del NAFTA.

El Caribe

Las perspectivas de la región del Caribe están mejorando gracias a la recuperación de los países exportadores de materias primas. En el 2016 estos países tuvieron una recesión muy importante con caída muy importante del PIB en Surinam pero también en Trinidad y Tobago teniendo dificultades relevantes. Esperamos estos fenómenos empiecen a revertirse a partir del 2017.

La mayoría de las economías dependiendo del turismo está mostrando un mejor desempeño económico, destaca obviamente el caso de Jamaica donde los programas de estabilización económica están rindiendo frutos, la persistencia en esa estrategia se está reflejando cada vez más en una continua aceleración económica en ese país de 2016 y al mayor crecimiento de las economías que dependen del turismo, con lo que ha colaborado el afianzamiento del crecimiento de Estados Unidos. Sin embargo, la deuda del sector público sigue siendo un importante factor de vulnerabilidad para la región.

Finalmente

Con la proyección de crecimiento moderado en el mediano plazo que nuestros analistas estiman en 2.6% para la región, es esencial trabajar en fortalecer las fuentes de crecimiento de mediano plazo en nuestras economías. Es esencial eliminar los cuellos de botellas estructurales para respaldar y estimular la inversión, la productividad, la acumulación del capital humano y a través de estos factores se generarán mejores condiciones de vida para la población.

Las prioridades serán, entre otras, mejorar la educación y la calidad de la infraestructura, promover más la participación laboral de la mujer donde esta sea baja, y obviamente continuar implementando las reformas legales para fortalecer la lucha anti-corrupción, que es un fenómeno que contamina de manera importante a la mayoría de las economías de la región, y en algunos casos teniendo efectos macroeconómicos relevantes como fue el caso de Brasil y como ligeramente ha sido el caso de Perú, país en el cual la revisión a la baja del crecimiento económico que hicimos para este año, para revisar los procesos y realizarlos de una forma que estén mucho más inmunes a este tipo de prácticas.

 

8 de Mayo 2017. Por Ing. Ricardo Platt, Presidente de FIIC.

Construcción, pilar de la economía, el desarrollo urbano y el avance industrial

 

27 de marzo 2017. Por: Dra. Sandra Forero Ramírez  Presidente Ejecutiva de Camacol, Consejera FIIC

Es bien conocido que  el sector de la construcción es un instrumento de gran relevancia en la política económica, siendo muy reconocida su contribución para acelerar el crecimiento, crear empleo y convertirse en un pilar simultáneo del consumo (en relación a los insumos), inversión (hogares y firmas) y valor agregado. El concepto teórico detrás de estas características que destacan al sector de la construcción  como un sector de amplio arrastre sobre la industria y el aparato productivo de las economías fue acuñado por Hirschman (1958) bajo la designación de encadenamientos hacia adelante y hacia atrás (forward and backward linkages).

La principal característica del sector es  su capacidad de impulsar las industrias proveedoras de insumos, en un primer nivel, y continuar  generando efectos multiplicadores sobre la cadena de valor que  alimentan a su vez a estas industrias. Adicionalmente, sus encadenamientos hacia adelante subyacen por  ser un insumo para la financiación y la prestación de actividades inmobiliarias, sin desconocer los efectos positivos para los sectores mobiliarios y de servicios de remodelación.

Solo en el caso de Colombia, existen cerca de 13 millones de viviendas en todo el territorio nacional que demandan más de 5 billones de pesos anuales en insumos para reparaciones y remodelaciones, valor que se suma a los 30 billones de pesos que se demandan en materiales para la construcción de 28 millones de m² nuevos desarrollados cada año. Con esto, y las obras civiles, se generan 1.4  millones de empleos directos para el país.

Actualidad sectorial

En Colombia, el año 2016 presentó como denominador común una serie de desafíos para el desarrollo y  comercialización de proyectos de edificaciones en el país. A nivel macro, la debilidad de la actividad económica, la inflación fuera de cauce, la tendencia alcista en los tipos de interés, la vulnerabilidad en la posición externa del país, los riesgos sobre la calificación soberana y las expectativas de la reforma tributaria estuvieron presentes a lo largo del año.

No obstante esos desafíos, los hogares invirtieron $32.5 billones en 178.300 viviendas, representadas en la compra de más de 12.3 millones de metros cuadrados (m²), cifras que implican un nivel de inversión y demanda de área residencial nueva per-cápita de $950.000 y 0,36 m², respectivamente. Estos niveles se sitúan entre los más altos de los últimos años y reflejan la dinámica de la iniciativa privada en torno a la construcción de edificaciones, el aporte de la política de vivienda sobre el desempeño de la actividad y la confianza de los hogares en el mercado de vivienda nueva del país.

En la construcción de proyectos no residenciales, 2016 registró un volumen de actividad 9.6 millones de m² en construcción, con un inicio de obras equivalente a 5,4 millones de m². En ese agregado de actividad, se destacó el comportamiento del segmento de construcción de bodegas, en el cual se iniciaron 984.000 m², representando una tasa de crecimiento de 19.8% respecto al año 2015.

En el 2017 preservar la confianza debe ser una prioridad. Aunque se prevé un año con mayor certidumbre y señales de recuperación a nivel macroeconómico, no se puede desconocer que un panorama de desconfianza producto de factores externos al mercado puede minar las expectativas de un mejor desempeño sectorial.

Dos elementos deben ser parte integral del esfuerzo conjunto por construir confianza y proteger el modelo de desarrollo del sector edificador. El primero tiene que ver con la relación público-privada y la eficiencia institucional. En particular,  las administraciones municipales deben mejorar el  entorno de inversión regional, asegurando los derechos del sector productivo, el acceso a la vivienda y el desarrollo urbano formal que se derivan de los procesos oportunos de habilitación de suelo y de la expedición de licencias de construcción, sin desconocer  que la inversión privada en edificaciones es además una fuente de financiamiento que mejora la capacidad fiscal territorial. Así, alejar la inversión suspendiendo los procesos de licenciamiento o limitando la habilitación de suelo es contraproducente en cualquier estrategia regional de desarrollo, ya que, simultáneamente con el incentivo perverso hacia prácticas desalineadas con el marco legal, objetivo y trasparente, hace insostenible la dinámica del sector.

El segundo tiene que ver con la actuación empresarial y el modelo sectorial. Luego de la crisis de finales del siglo pasado y sus nefastas consecuencias en los primeros años del actual, el  modelo de la actividad ha sido fuente de transformación. El resultado, el perfeccionamiento de un esquema de promoción, financiación, construcción y acceso a la vivienda que ha generado réditos al país por más de una década. La preventa como modelo de promoción de proyectos, los límites a la financiación, la participación de la fiducia inmobiliaria como vehículo para controlar los riesgos y articular eficientemente las partes,  y los incentivos a la construcción de vivienda social articulados  con los diversos programas de acceso a los hogares, como Mi Casa Ya, han sido  fruto de esa  evolución. Todos estos elementos deben seguir en las raíces de actuación de promotores, constructores, financiadores, fiduciarias y hacedores de política sectorial, como una estrategia integral para seguir construyendo confianza en 2017 y proveyendo vivienda de calidad para los hogares colombianos.

Hacia la Construcción de Ciudades de Calidad

El desarrollo formal de las ciudades es un tema de vital importancia para Camacol. Las ciudades son la base del crecimiento económico, el desarrollo social y la productividad de los países; por tanto su transformación debe ser producto de una correcta planificación. En Colombia se han hecho grandes esfuerzos, y aunque hay resultados positivos falta camino por recorrer.

En las últimas décadas el país ha enfrentado un acelerado proceso de urbanización y se prevé que en las próximas, ese fenómeno continúe. La migración urbano – rural, la búsqueda de oportunidades y el cambio demográfico han hecho de las ciudades los espacios ideales para la búsqueda de bienestar y ascenso social. Un ejemplo de esto es que el 85% del Producto Interno Bruto (PIB) del país es generado en los centros urbanos, y 8 de cada 10 colombianos se desempeñan laboralmente al interior de las urbes.

Este proceso evolutivo seguirá su curso. Por lo tanto, no contar con una correcta planificación de la ciudad generará un crecimiento urbano informal y menor competitividad. Una ciudad que crece y se construye de manera informal, tiene efectos nocivos para su desarrollo: incremento de informalidad económica, baja competitividad, menor acceso a la vivienda, deterioro ambiental, infraestructura de movilidad y de servicios públicos  deficientes, ausencia de equipamientos sociales y reducida calidad del espacio público, son rasgos de una ciudad no planificada.

En las ciudades, la evolución social, cultural, económica y ambiental deben ser producto de una transformación física, y es claro que existen muchos factores que ayudarían a lograrlo. Desde el Gremio se han identificado cuatro elementos de mayor relevancia que nos conducen a una correcta transformación de la ciudad.

El primero es una planeación con visión de largo plazo. Eso implica estudiar el territorio, tener información de calidad,  evaluar las relaciones funcionales entre las regiones, hacer una prospectiva de la vocación económica y anticipar las necesidades de vivienda y construcción no residencial. Estos son aspectos que  no pueden ser ajenos a este proceso.

El  segundo es la gestión efectiva y oportuna del suelo urbanizable. Planear, gestionar, desarrollar y ocupar el territorio de manera adecuada debe ser una prioridad en las estrategias de ciudad.

El tercero es garantizar la promoción de proyectos de vivienda para todos los segmentos de la población. La accesibilidad a la vivienda formal es un importante instrumento para la superación de la pobreza y el déficit habitacional, la formación de clase media, y la creación de ciudadanía.

Por último, está la garantía de proveer equipamientos sociales (colegios, hospitales, centros infantiles y seguridad) y los servicios esenciales (agua potable, alcantarillado, luz) además de mayor y mejor espacio público e infraestructura.

En esos elementos está el poder de construir una ciudad que plasma en su territorio un modelo de crecimiento ordenado y articulado regionalmente, que incrementa su competitividad a través de una correcta planificación, que impulsa la inversión mediante generación de confianza y la estabilidad jurídica, y en la que el acceso a la vivienda y a los equipamientos sociales son elementos centrales en la calidad de vida de sus habitantes.

En ese sentido, Camacol ha servido de canal para dar a conocer a las autoridades municipales la oferta de instrumentos con los que cuenta el Gobierno Nacional en pro de impulsar el desarrollo urbano con una visión de largo plazo, una gestión oportuna y efectiva del suelo que promueva la producción de vivienda para todos los segmentos de la población y que garantice los equipamientos sociales requeridos, en un marco de seguridad jurídica.

27 de marzo 2017. Por: Dra. Sandra Forero Ramírez  Presidente Ejecutiva de Camacol, Consejera FIIC

 

 

 

 

 

Corrupción, caso Odebrecht. Declaración Conjunta FIIC.

DECLARACIÓN CONJUNTA. CorrupcióN, Caso Odebrecht

Realizada por las Cámaras de 18 países integrantes de Federación Interamericana de la Industria de la Construcción FIIC

Hechos graves de corrupción, confesos ante el Departamento de Justicia de USA por la empresa Odebrecht, expresado en un acuerdo judicial, involucra a varios países miembros de nuestra Federación, a parte de sus Gobiernos y eventualmente a otras empresas.

Frente a la realidad planteada, manifestamos:

1.- La corrupción es un viejo flagelo, que genera daños irreparables en todos los niveles de una sociedad. Denunciarla y combatirla es una responsabilidad común, siempre.

2.- Ante la admisión judicial de Odebrecht ya referida y en los países involucrados, Argentina, Brasil Colombia, Ecuador, Guatemala, México, Panamá, Perú, República Dominicana y Venezuela, nos permitimos exigir a sus Autoridades Nacionales acciones inmediatas y claras.

A las autoridades judiciales, que actúen con firmeza y celeridad.

A las autoridades administrativas, que comiencen de forma inmediata una revisión de todos los sistemas de licitación pública y los procesos de adjudicación de obras. Que denuncien a los funcionarios corruptos y a las empresas que han pagado sobornos.

3.- La FIIC y las Cámaras de la Construcción que la integran, han sido y son firmes opositores a todo mecanismo de corrupción. Exhortamos a mantener esa postura, haciendo las denuncias que entiendan conveniente.

América Latina y el Caribe necesitan una enorme inversión en vivienda e infraestructura. Solo así lograremos una vida más digna en beneficio de todos nuestros conciudadanos. La FIIC y sus Cámaras asociadas seguirán actuando con profesionalismo y el apego a los valores éticos y de integridad.

9 de Febrero de 2017

Consejo Directivo FIIC

VER DOCUMENTO ORIGINAL EN .PDF: https://goo.gl/iWRfss

 

Sugerimos considerar también lectura de los siguientes artículos recientes publicados por la FIIC sobre el tema de la Corrupción:

IFC, International Finance Corporation y FIIC

2 de Diciembre 2016. Ing. Ricardo Platt, Presidente FIIC.

ifc3 edge-ifc-greenbuildong-logos
IFC, International Finance Corporation

International Finance Corporation (IFC; o  Corporación Financiera Internacional, CFI)  es una empresa miembro del Grupo del Banco Mundial, con 60 años de experiencia, es la principal institución internacional de desarrollo que centra su labor exclusivamente en el sector privado de los países en desarrollo.

Trabaja en más de 100 naciones en desarrollo buscando facilitar que las empresas e instituciones financieras en mercados emergentes creen empleos, generen ingresos fiscales, mejoren el gobierno corporativo y el desempeño medioambiental y contribuyan a las comunidades locales. En 2016, sus compromisos de inversión a largo plazo totalizaron alrededor de $18.8 billones de US Dlls., incluyendo $7.7 billones movilizados de sus socios de inversión.

El Programa de Ciudades

Uno de sus programas globales es el Programa de Ciudades y Gobierno, que busca mejorar el desempeño ambiental en las ciudades. El Líder del Programa de Ciudades y Gobiernos para América Latina y el Caribe, Kristtian Rada nos indica que para esta región se enfocan en tres líneas de acción principales:

  1. Diseño e implementación de un marco regulatorio para fomentar la construcción sostenible a través del uso eficiente de los recursos en las nuevas edificaciones, lo que generará ahorros en el uso de energía, agua, etc. Esta es una tendencia mundial, IFC está trabajando conjuntamente con las autoridades de las ciudades y partes interesadas en el tema.
  2. EDGE, un sistema de certificación de construcción sostenible para los mercados emergentes creado por IFC. Funciona para gran variedad de edificios residenciales y comerciales en más de 125 países, incluyendo casas, apartamentos, hoteles, edificios de oficinas, hospitales, establecimientos comerciales, etc. Es un proceso de certificación rápida y asequible que permite optimizar los diseños de forma medible. Para calificar a la certificación, un nuevo edificio debe lograr una reducción de 20% en el consumo de energía y agua, y en energía incorporada en los materiales, en comparación con un edificio convencional de su localidad. Resumen en: https://goo.gl/SRzjZD
  3. Financiamiento o inversión en proyectos de empresas privadas que impulsen el desarrollo sostenible de las ciudades de la región. Por ejemplo en sistemas de trasporte colectivo urbano y otros como proyectos como proceso de basura, agua potable y saneamiento etc. Es el financiamiento objetivo de IFC, pero orientado a éste propósito medioambiental y del mayor impacto social posible.
Interacción de FIIC con IFC

Nuestra Federación Interamericana de la Industria de la Construcción (FIIC) interactúa de hace tiempo con IFC, en contactos predominantemente en su sede en Washington, DC. En el caso del Programa de Ciudades y Gobierno estamos muy interesados por la convergencia de intereses en el tema de la mejor gestión medioambiental y la construcción sostenible.

El área de Kristtian Rada está trabajando en diversos países de Latinoamérica, con estrategias y enfoques de implementación que varían de acuerdo al tipo y condiciones del país. De hecho estuvimos presentes en evento de Junio 2016 en que se firmó en Colombia un Memorándum de Entendimiento (MOU) entre IFC y la Cámara Colombiana de la Construcción para buscar un convenio de Cooperación Técnica para la implementación de EDGE en Colombia y acciones del Programa.

En esa ocasión nos entrevistamos con él y se realizaron diversos contactos incluyendo una videoconferencia estando nosotros en Washington en las oficinas de IFC. Hemos comentado y propuesto un apoyo y gestión de FIIC para dar difusión general al Programa entre la Cámaras de Construcción de Latinoamérica y además coadyuvar en el proceso de implementar una acción  conjunta para las tres vertientes de su Programa (EDGE incluido) con algunas Cámaras de ciertas características, consideramos inicialmente entre estas últimas a México, Brasil, Chile y Argentina. Kristtian Rada y su grupo de trabajo estarían en ellas para ver y acordar las posibles acciones concretas.

El Caso de México y Brasil

Dando curso a lo antes citado se gestionó y realizó una visita a la Cámara Mexicana de la Industria de la Construcción (CMIC) en Cd. de México el 7 de septiembre 2016 por Kristtian Rada y su grupo, con participación del todo el equipo de CMIC encabezado por su Presidente Gustavo Arballo, con asistencia de Jorge Videgaray, Secretario General FIIC, así como de Jose Carlos Martins, Presidente de la Cámara Brasileña de la Construcción (CBIC) en que se expuso el Programa de Ciudades y las posibilidades de cooperación entre dichas instituciones.

Derivado de ella se realizó una visita posterior del IFC a Brasil y presentación con intenciones similares, también con participación de FIIC.

Además se dio seguimiento al tema y firmó después un Memorándum de Entendimiento (MOU) entre IFC y la CMIC para trabajar conjuntamente.

En el marco del MOU y a fin de avanzar en las diferentes alternativas se realizó una nueva visita a Cd. de México el 30 de noviembre 2016 por Kristtian Rada y su equipo, realizando tres actividades:

sesion-edge-cdmex-cmic

  1. Evento de presentación y promoción del sistema de certificación EDGE, abierto a afiliados de CMIC. Se inició presidido por:
    1. IFC: Kristtian Rada (Program Leader for Cities and Climate Business, IFC – Latin America and the Caribbean), Océane Seuleiman (Associate Operations Officer) y el Consultor Edward Borgstein, que impartió la conferencia.
    2. CMIC: Gustavo Arballo, Presidente.
    3. FIIC Ricardo Platt, Presidente.

Hubo mucho interés de los  asistentes así como  un diálogo amplio y fructífero sobre EDGE y su aplicación en México.

2. Reunión entre IFC y FIIC en que se revisaron avances y comentaron posibilidades de las acciones a seguir en las Cámaras objetivo.

reunion-cmic-y-k-rada-grupo

3. Reunión entre IFC, CMIC con participación de FIIC. Encabezada por el Presidente de CMIC, miembros de su Comisión Ejecutiva y otros, con el fin de avanzar en el Programa y buscar los términos en que se puedallegar a un Convenio de Cooperación Técnica entre IFC y CMIC

reunion-cmic-y-k-rada

Kristtian Rada, Gustavo Arballo, Ricardo Platt, José Luis Sandoval

Los Pasos Siguientes

En este contexto, FIIC buscará seguir apoyando a sus Cámaras afiliadas en el interés por la construcción ambientalmente sostenible, y cooperando con IFC en este Programa de Ciudades. El avance mayor en el Programa a la fecha es de Colombia. México avanza ya muy bien. Brasil está adecuadamente encaminado. Ya se planean acciones para Argentina y Chile. Esperamos poder incidir positivamente en este tema de tanta trascendencia para el medio ambiente y la calidad de vida de la población de todos los países de nuestra región.

Ricardo Platt, Presidente FIIC. 2 de Diciembre 2016

Algunos Tuits del evento:

 

 

 

 

 

 

Cuarto Encuentro Inmobiliario Perú-Chile-Colombia Arequipa, Perú – 27 y 28 de junio 2016

El Ing. Ricardo Platt, presidente FIIC, asistió al Cuarto Encuentro Inmobiliario Perú-Chile-Colombia, realizado el 27 y 28 de Junio en Arequipa, Perú.

El Encuentro tuvo como finalidad analizar temas de desarrollo urbano regionales, conocer el estado actual de los mercados inmobiliarios de la región y promover la asociatividad entre las empresas de estos tres países.

Participaron más de 90 empresarios de los citados países. Se visitaron además desarrollos locales de tipo comercial y habitacional para diversos niveles de ingresos.

La apertura del evento fue por el Dr. Francisco Osores, Presidente de la Cámara Peruana de la Construcción CAPECO, el Dr. Patricio Donoso, Vicepresidente de la Cámara Chilena de la Construcción CChC y la Dra. Sandra Forero, Presidente Ejecutiva de la Cámara Colombiana de la Construcción CAMACOL. Inauguró el evento el Ing. Ricardo Platt, Presidente de FIIC.

Congreso Colombiano de la Construcción Cartagena de Indias, Colombia – 8 al 10 de junio 2016


Pdte. Lic. Juan Manuel Santos, Ing. Ricardo Platt, e Ing. Jorge Videgaray
Encuentro con el Presidente de Colombia, Lic. Juan Manuel Santos, del Ing. Ricardo Platt E Ing. Jorge Videgaray, Presidente y Secretario General de la FIIC, respectivamente. Durante La Conferencia De Avances Sobre El Acuerdo De Paz Con Las Farc, en la que invitó a los constructores a “sumarse al proceso de paz, impulsando el desarrollo económico y el Bienestar Social”. Fue en el Marco del Congreso de CAMACOL (8 Al 10 De Junio 2016) celebrado en el Centro de Convenciones de Cartagena de Indias, Colombia. Con La presencia de más de mil empresarios de la construcción colombianos y latinoamericanos.

Mayor información:
http://camacol.co/congreso-colombiano-de-la-construcci%C3%B3n-2016 /

XII Congreso Nacional de la Infraestructura Cámara Colombiana de la Infraestructura 25 al 27 de noviembre 2015 – Cartagena de Indias, Colombia


Ministro de Vivienda Luis Felipe Henao

El Ing. Ricardo Platt, Presidente FIIC a invitación del Dr. Juan Martín Caicedo, presidente de la Cámara Colombiana de la Infraestructura, participó en el XII Congreso Nacional de la Infraestructura, el cual se celebró del 25 al 27 de noviembre de 2015 en el Centro de Convenciones de Cartagena de Indias, Colombia.

Las deliberaciones giraron en torno al lema: Nuevos horizontes: Plan Maestro 2015 – 2035.

En esta edición del evento gremial más importante del país estuvieron presentes, el Presidente y Vicepresidente de la República. También se dieron cita allí reconocidos dignatarios del sector público, dirigentes empresariales, miembros de la academia, representantes de la banca multilateral y cerca de 3.000 empresarios de la contratación y la ingeniería nacional e internacional.

Más información en:
http://www.infraestructura.org.co/

Descargar ponencias