Etiqueta: Construcción

EL DESCENSO DEL SECTOR DE LA CONSTRUCCIÓN EN BOLIVIA

FOTOGRAFIA: https://www.bolivia.com
LA PAZ - BOLIVIA
LA PAZ – BOLIVIA

El Sector de la Construcción en Bolivia,  fue en gestiones anteriores, uno de los mayores propulsores de la economía, llegando los últimos años a bajar en su contribución al PIB (Gráfico 1).

Los últimos años estos datos decrecieron por factores diversos tales como ser, baja de la ejecución presupuestaria en obras de inversión pública, privadas y/o ingresos por inversión extranjera para proyectos inmobiliarios, centros comerciales, y otros, estos aspectos han afectado al sector de la construcción que experimentó una desaceleración relevante. En la gestión 2013 se alcanzó a 10.6 % y el 2018 su tasa de crecimiento fue de 3,54 % después de varios años con tasas promedio de crecimiento de 7,95% y el 2019 de 3.53% , otro aspecto a considerar es el fin del súper-ciclo de las materias primas que se han traducido en menor disponibilidad de financiamiento, lo que afecta sustancialmente la dinámica de la construcción.

En cambio, los sectores extractivos presentaron un crecimiento menor, debido ante todo a la contracción en la producción de hidrocarburos y en algunos productos de la minería. Los sectores de electricidad, gas y agua, y de la construcción, exhiben una tendencia decreciente en sus tasas de crecimiento, perceptible desde 2013. En 2019, estos sectores crecieron a tasas por debajo del 4%.

En la gestión 2018 el PIB de Bolivia es de 4.2%, la Construcción 3.5%, al segundo trimestre de 2019 el PIB de Bolivia es de 3.38 %, y la Construcción 3.53%. De acuerdo a información del Instituto Nacional de Estadística (INE) en la Construcción se evidenció un crecimiento de 3,53% con una incidencia de 0,10p.p; donde la construcción privada creció en 3,41% y la construcción pública en 3,44%.

El desempeño del sector de la construcción es medido a través de las licencias de construcción aprobadas, los despachos de cemento y la cartera total de los constructores, además que incluye como variables determinantes, el crédito para financiación de vivienda, el crecimiento del PIB per cápita, el precio relativo de la vivienda y la tasa de interés real.

PIB DE CONSTRUCCIÓN VS. CRECIMIENTO DEL PIB DE LA ECONOMÍA 2010-2019
GRAFICO 1: PIB DE CONSTRUCCIÓN VS. CRECIMIENTO DEL PIB DE LA ECONOMÍA, 2010 –2019 (II trimestre) (p) (En porcentaje)
Fuente: Instituto Nacional de Estadística – MEFP
Elaboración: CABOCO

Al segundo trimestre de 2019, la actividad Servicios de la Administración Pública presentó la mayor participación en el PIB nominal con 16,02%; le siguen, Agricultura, Pecuaria, Silvicultura, Caza y pesca 12,31%; Servicios Financieros 10,89%; Industria Manufacturera 9,50%; Transporte, Almacenamiento y Comunicaciones 8,33%; Comercio 7,09%; Minerales Metálicos y No Metálicos 7,05%; Otros Servicios3 6,56%; Petróleo Crudo y Gas Natural 4,21%; Construcción 2,88% y Electricidad Gas y Agua 2,11%.

La Inversión Pública (Gráfico 2) en Bolivia en los último 10 años se ha incrementado de manera beneficiosa para el desarrollo de la Infraestructura en el país,  el Presupuesto General del Estado (PGE)  2020 prioriza la inversión pública de impacto económico, proyecta una inversión pública por  5.560 millones de dólares; de ese monto el 38,8% se destinará a proyectos productivos, 30,9% para infraestructura (USD1611) y 26,6% para el sector social.

 INVERSIÓN PUBLICA 2010 –2020
GRÁFICO 2. BOLIVIA: INVERSIÓN PUBLICA 2010 –2020 (EN DOLARES AMERICANOS) FUENTE: MINISTERIO DE ECONOMÍA Y FINANZAS PÚBLICAS
Elaboración: CABOCO

Los 20 proyectos más importantes incluidos en el Proyecto de Ley del Presupuesto General del Estado (PGE) representan el 26% del total destinado a inversión pública, los 20 proyectos más grandes suman $us 1.397,5 millones, que representan el 26% del total de la inversión pública para 2020.

La construcción del tramo central  de El Sillar en la carretera Cochabamba-Santa Cruz, es uno de los grandes proyectos el cual cuenta con presupuesto de 1.041 millones de bolivianos, la implementación de una planta siderúrgica básica para la Empresa Siderúrgica Mutún, en Puerto Suárez, Santa Cruz, para el cual se destinarán 1.006 millones de bolivianos, el inicio de la construcción de este proyecto se anunció a principios de este año 2020 y forma parte de un proyecto global que costará 500 millones de dólares.

Entre otros proyectos importantes son la continuación de las obras del Tren Metropolitano de Cochabamba, 735,7 millones de bolivianos,  el desarrollo del proyecto de industrialización de la salmuera del Salar de Uyuni a cargo de Yacimientos de Litio Bolivianos, 689,8 millones de bolivianos y la construcción del Centro de Investigación Nuclear y laboratorios asociados de la Agencia Boliviana de Energía Nuclear, con un costo de 309,1 millones de bolivianos.

Se contara para el 2020, también con el desarrollo de proyectos de la hidroeléctrica Ivirizu Bs. 941,9 millones y Miguillas Bs. 239,4 millones, además del desarrollo y construcción de los proyectos de Ciclos Combinados en las termoeléctricas de Entre Ríos, Bs. 315,7 millones y Warnes Bs. 242,3 millones, junto con la construcción de la planta de generación solar en Oruro que alcanzara a Bs. 257,7 millones.

Bolivia tendrá, un desarrollo en infraestructura hospitalaria, luego de muchos años de olvido para lo cual se demandara un presupuesto de Bs. 1.374,3 millones, para la construcción de hospitales y su equipamiento respectivo.

DIRECCIÓN EJECUTIVA

CÁMARA BOLIVIANA DE LA CONSTRUCCIÓN

Email: info@caboco.org

Página web: www.caboco.org

Dirección: Avenida Sánchez Lima Nro 2557 Edificio CODES Piso 5

Teléfonos/ FAX. (591)2-2423134 – 2423139

La Paz – Bolivia

Sigue leyendo nuestras noticias en:
http://fiic.la/blog/

 ¿Cómo dinamizar la economía del sector construcción?

Para que el sector construcción sea un detonante en el crecimiento económico regional, se necesitan de reformas institucionales y generación de políticas públicas eficaces y transparentes, así como la mayor generación de proyectos público – privados, que logren hacer frente a los desafíos que se tienen como región.

 

Javier Ruiz, Presidente de Cámara Guatemalteca de la Construcción

El Fondo Monetario Internacional (FMI), prevé que la economía mundial crezca un 3.7% en 2018, mientras que para la región latinoamericana se proyecta un crecimiento del 2%, algo por encima del 1.3%, registrado en 2017. A nivel nacional, se estima un crecimiento del PIB nacional del 3.2%.

Este crecimiento a pesar de ser positivo, es insuficiente para hacer frente a los retos que se tienen como región y es por ello, la importancia de la Federación Interamericana de la Industria de la Construcción –FIIC- siendo el punto de encuentro de las cámaras de la construcción a nivel regional, con el objeto de la generación de propuestas para la dinamización de la economía a nivel regional.

Áreas de oportunidad del sector construcción a nivel regional

El crecimiento económico y la inversión en la infraestructura son elementos codependientes, es decir, en la medida que exista un mayor crecimiento económico, existirán más recursos para la inversión en infraestructura. Por otro lado, a mejor infraestructura, reducción de burocracia para acelerar la tramitología a partir de modelos de ventanilla única del Estado (VUC), reducción de las tasas de accidentalidad en colaboradores además de la mejora en los procesos de operación a través de modelos de “Construcción responsable” que siga los criterios del Desarrollo Sostenible, sin duda incentivará el crecimiento económico y por ende en la calidad de vida de la población.

  1. Inversión en infraestructura

Uno de los principales retos que se tienen como región es lograr la eficiencia en la inversión y la gestión de la inversión pública, para lo cual existen una serie de mecanismos jurídicos, institucionales y de procedimientos de gestión de inversión pública, que promueven el gasto público eficiente en infraestructura.

La región latinoamericana reducirá de manera significativa la pobreza, si los estados deciden invertir de forma eficiente y transparente en infraestructura, para ello, es menesteroso trabajar arduamente en modelos de financiamiento alterno a lo público, por medio de Asociaciones Público Privadas –APP- y dotar al sistema de reglas claras que promuevan la inversión en infraestructura.

En el caso de Guatemala, se ubica en el puesto 81 de 138 países, en el ranking de infraestructura, del Índice de Competitividad del Foro Económico Mundial; el promedio de velocidad para el transporte de mercaderías en el país era de 58 km por hora, hoy en

día ha descendido a 37 km. Como Estado no se puede procurar el crecimiento económico, si no cuenta con puertos, aeropuertos e infraestructura que favorezca la libre movilización de bienes y personas.

Según el Fondo Monetario Internacional (2016) existe una serie de mecanismos jurídicos, institucionales y de procedimientos de gestión de inversión pública, que promueven el gasto público eficiente en infraestructura.

Gestión de la inversión pública en América Latina y el Caribe
*Gráfico tomado del Informe del FMI, Perspectivas Económicas de las Américas, pág, 98.

Según este gráfico, en la mayoría de países de la región existen márgenes de mejora, es necesaria la modernización en el proceso de selección de proyecto. Existen deficiencias en la supervisión y el mantenimiento de los activos construidos.

Los países de ALC, deberán contar con marcos rigurosos para incrementar la inversión pública ya que existe una correlación directa en los indicadores de eficiencia de la inversión pública con la solidez de las instituciones rectorasRespecto a las asociaciones públicas – privadas, países como Brasil, Chile, Colombia, México y Perú, son los que cuentan con los entornos generales más propicios de la región.

Existen distintos países, como por ejemplo Guatemala, que ven su competitividad comprometida por la falta de inversión en infraestructura. De acuerdo al FMI, la infraestructura afecta el crecimiento potencial, es decir, que las deficiencias infraestructurales menoscaban el crecimiento de la región a mediano plazo.  

     2.Vivienda Social  

De acuerdo al Banco Interamericano de Desarrollo –BID- en América Latina y el Caribe, en la actualidad una de cada tres familias –un total de 59 millones de personas- en dicha región, habita en una vivienda inadecuada o construida con materiales precarios o carente de servicios básicos.

El estudio “Un espacio para el desarrollo: los mercados de la vivienda en América Laitna y el Caribe” del BID, refleja que los mercados de vivienda de 18 países de la región latinoamericana no están cubriendo la demanda de vivienda formal, especialmente para la población de bajos ingresos.

Según dicho estudio, para que América Latina y el Caribe pueda reducir el actual déficit habitacional exclusivamente con viviendas construidas por los gobiernos en el marco de programas de desarrollo urbano, se debería más que septuplicar la inversión en programas de vivienda pública, implicando un gasto de US$ 310.000 millones, o 7,8 por ciento del producto bruto de la región.

En Guatemala más de 1,5 millones de familias carecen de una vivienda adecuada. Por ello, otra de las áreas de oportunidad en que el sector construcción, debe trabajar es desarrollar y estructurar proyectos que cambien la forma tradicional. Es necesario profundizar en esquemas adicionales al tradicional canal bancario. Formas nuevas como leasing habitacional, ahorro programado, fondos de inversión y de ahorro, entre otros deben florecer para complementar el trabajo actual que realiza la banca nacional.

Las medidas de reactivación económica del sector construcción a nivel regional, pasan principalmente por las reformas a marcos regulatorios, la ampliación de medios de financiamiento y la movilización de recursos privados. Por ello, es de vital importancia que ante problemas regionales, como lo son la calidad de infraestructura y el déficit de vivienda, en el marco de instancias como FIIC, se generen propuestas para dar salida a este tipo de problemáticas, logrando así la dinamización de la economía a nivel regional.

Sigue leyendo nuestras noticias en:
http://fiic.la/blog/

Construcción como Actividad Social

 Actividad de FIIC en el sector construcción

Por: Ing. Gonzalo Delgado, Presidente FIIC

En algún momento leí la definición de Ingeniero, como la persona que resuelve necesidades sociales, el constructor es el que al final concreta las soluciones que un profesional concibe.

Puede decirse que la construcción es esa herramienta que logra plasmar en obras las soluciones a las necesidades humanas, estas podrían ser: agua potable, saneamiento, salud, transporte, energía, educación, recreación, sostenibilidad del medio ambiente, y muchas más.

Esta actividad tiene una gran responsabilidad, en la Federación Interamericana de la Industria de la Construcción (FIIC) lo sabemos y trabajamos con esa conciencia. Por ello en FIIC se tienen distintas Comisiones que nos ayudan a tener un mejor desempeño dentro del sector construcción.

La Comisión de Infraestructura está monitoreando el comportamiento del sector, siempre en la búsqueda de las mejores prácticas u opciones para lograr el mejor producto.

Parte de esa responsabilidad implica que el trabajo debe ser realizado bajo estándares técnicos, éticos, morales, y de transparencia, si no es así implicaría que el “fin justifica los medios” y no debe ser así. Por esa razón nuestra comisión de Anticorrupción ha estado muy activa desde su creación en Guatemala hace dos años (como ejemplo de retomar la sociedad civil el control de su destino), y ahora en Chile (país con mayor transparencia en el istmo), con el fin de colaborar a que la corrupción no siga siendo el flagelo que gasta hasta un 5% de PIB de nuestros países, más que la inversión en infraestructura que se realiza en muchos países.

En FIIC también tenemos presente las necesidades básicas; por esta razón la Comisión de Vivienda y Desarrollo Urbano, trabaja en como cooperar en las ciudades del futuro, y la vivienda, de forma que estas sean seguras, saludables, y brinden las opciones de las necesidades cotizadas de sus habitantes.

No podemos dejar por fuera nuestro interés común, la construcción debe ser sustentable, por ello trabajamos junto con el Banco Mundial, en opciones como EDGE o KPESIC, así como con CAF en un premio de RSE.

FIIC se encuentra muy activa trabajando en el sector privado de la construcción, pensando en el futuro de la construcción y sobre todo de los ciudadanos de Latinoamérica.

Presidente FIIC, Ing. Gonzalo Delgado

Productividad: hacia la adopción de más tecnología en Colombia

  • El estudio de productividad y Riesgos realizado por McKinsey Global Institute, en asociación con Camacol, dejó en evidencia la necesidad de mejorar el nivel de productividad, la gestión de los riesgos y enfocar esfuerzos gremiales en esa dirección.

Empresas colombianas, afiliadas a Camacol, unieron esfuerzos para analizar conjuntamente los niveles de productividad del sector y generar estrategias que permitan mitigar los riesgos propios de la actividad. En total fueron 14 constructoras que actualmente constituyen el 22% del mercado en el país.

La estrategia inició con un estudio, liderado por McKinsey & Co y Camacol, que puso en evidencia el nivel de productividad y la gestión de riesgos en el sector, incluyendo un análisis comparativo respecto a los demás sectores de la economía, situándolo en lugares con un gran potencial de mejora dentro de estándares internacionales.

Específicamente en el sector de la construcción, Colombia se encuentra en niveles de baja productividad, junto a países como México, Brasil, República Checa y Arabia Saudita. Entre los hallazgos del estudio destacan el hecho de que los constructores colombianos están por debajo del índice internacional en la implementación de nuevas tecnologías, que la llegada de constructores internacionales con nivel tecnológico más alto reduce los márgenes de acción de los nacionales, además hacen falta acciones a nivel empresarial para aumentar la implementación de nuevas tecnologías.

Otro factor directamente relacionado es la menor digitalización a nivel mundial del sector, donde la construcción se encuentra en los niveles más bajos. Al respecto Kevin Nobels, líder de Proyectos de Capital y Prácticas de Infraestructura en América Latina de McKinsey, indicó que “la construcción es el peor sector de todos en digitalización. La minería, por ejemplo, ha comenzado a invertir en innovaciones técnicas digitales”.

Una de las nueve dimensiones de la encuesta de mejores prácticas es la tecnología. Al aplicarse la encuesta a una muestra que involucraba las compañías constructoras más grandes del mundo, el porcentaje, fue de 48%, el segundo más bajo después de la dimensión de colaboración y de contratación, en la práctica de tecnología, Colombia alcanza apenas el 14%.  El promedio de la implementación de mejores prácticas de empresas internacionales fue de 67%, lo que quiere decir que este nivel está por debajo de la media, teniendo en cuenta el resultado anterior, se puede concluir que Colombia se encuentra por debajo del promedio, con un resultado del 61%.

En la práctica de tecnología se evalúan elementos como la implementación en tiempo real de Building Information Modeling (BIM) en niveles 3D, 4D y 5D; las herramientas de productividad de la fuerza laboral, que rastrea en tiempo real el estado de los trabajadores, horas trabajadas y desempeño; la automatización avanzada; los flujos de trabajo digitalizado de proyectos; entre otros.

Plan de implementación

A pesar de que los constructores que hicieron parte del estudio no han incorporado en gran medida las nuevas tecnologías, aspiran a actualizarse dentro de los próximos tres años. Los elementos que hacen parte de los planes de implementación de las organizaciones son: colaboración en tiempo real con BIM en todos los niveles, y herramientas de comunicación digital, apps y dispositivos móviles.

Adicionalmente, otros elementos que hicieron parte del estudio fueron las soluciones colaborativas de movilidad de construcción, flujos de trabajo de proyectos digitalizados, tecnologías por sensores y de comunicaciones, y herramientas analíticas avanzadas, de los cuales se esperan también aumentar el 7% de implementación. Los niveles más bajos del proceso fueron los de las herramientas de sondeo e inspección (Light Imaging, Detection, And Ranging -LiDAR-, entre otros) y materiales duraderos y ligeros (acero ligero, concreto autocurable usando bacterias y concrete cloth), de estos se proyecta un crecimiento e implementación de 42% y 29% respectivamente en los próximos tres años.

En cuanto a los riesgos en las organizaciones, se utilizó la taxonomía TEMPO (que mide cada componente de los riesgos por separado). En el espacio técnico (T) se encuentran los componentes de rendimiento de recuperación, las nuevas tecnologías y la operabilidad, integridad y contabilidad. Los otros componentes de la taxonomía son: ejecución (E), mercado (M), político y social (P) y organizacional (O). Los riesgos se priorizan en tres categorías: riesgos externos, riesgos a nivel de la industria y riesgos a nivel de la compañía.

El estudio de productividad y riesgos identificó las causas raíz de la falta de adopción de nuevas tecnologías y propuso algunas estrategias de mitigación que se describen así:

Causa raíz Estrategias de mitigación
Altos costos para implementar y ejecutar nuevas tecnologías. Planeación y negociación de largo plazo para adquisición de nuevas tecnologías. Priorizar la tecnología más urgente y buscar eficiencias para compensar adquisición de tecnología.
Cultura pasiva y manual que no promueve la innovación. Adopción de una cultura y valores basada en aceptación de fallas y emprendimiento. Mandatar la adopción de nuevas tecnologías mediante acciones del gremio o disposiciones regulatorias.
Baja perspectiva del beneficio y de la necesidad de mercado y cliente para innovar. Implementación de un área de innovación que identifique las tecnologías y beneficios del mercado. Aprendizaje del beneficio de las nuevas tecnologías y revisión de amenazas de la industria por no innovar- casos
Poca continuidad y consistencia en la implementación de nuevas tecnologías. Planeación y negociación de largo plazo para la adquisición de nuevas tecnologías. Revisiones periódicas de continuidad de tecnologías existentes e implementación de nuevas, con visión de corto y mediano plazo.

Se espera que, a partir de este estudio, Colombia y específicamente el sector constructor genere estrategias efectivas que permitan no solo aumentar los niveles de productividad y mitigar los riesgos, sino incrementar también de manera significativa el componente tecnológico, cuyo aumento le permitirá al país ubicarse en mejores estándares internacionales de competitividad.

Revisa la síntesis del estudio en:

https://camacol.co/sites/default/files/presentaciones_eventos/McKinsey%20Global%20Institute.pdf